En su actual condición, a Javier Duarte de Ochoa, si consideramos las carpetas de investigación abiertas en su contra, ya por la Fiscalía de Veracruz, ya por la PGR, solo le falta le crezcan los enanos. Como van sus asuntos de orden jurídico sus defensores tendrán que dedicar mucho de su tiempo para atender la multiplicidad de denuncias acumuladas en contra de su defendido. Ahora, desde la PGR se anuncia del inicio de una carpeta de investigación por un presunto desvío del ejercicio 2014 de mil 700 millones de pesos desviados del Seguro Popular hacia destino desconocido. Es una pesada carga contra Duarte pero nada parecida a los enfermos y sus familiares a quienes no llegó la oportuna atención médica, ni medicina para su curación porque un conjunto de vivales los desvió para su provecho.