Poco pueden decir sobre su preocupación para abatir los índices de corrupción quienes aspiran a un cargo de elección popular para integrar el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, ya sea federal o estatal pues, funcionarios en potencia, no atienden al llamado para presentar su 3 de 3. Así lo reflejan los hechos, pues al término de las campañas electorales en Veracruz solo seis aspirantes presentaron esa declaración: dos candidatos de la alianza Juntos haremos historia (Morena-PT-PES) a la diputación federal, tres del Por México al frente (PAN-PRD-MC) y uno de los cuatro candidatos al gobierno estatal. Nada, si lo comparamos con un universo de 30 diputados locales, 20 por representación proporcional, 20 diputados federales, dos senadores y cuatro candidatos al gobierno del estado. Así ¿cómo?