El senador Ernesto Cordero fue secretario de Hacienda con Felipe Calderón, su escaño lo consiguió a través del PAN pero no apoya a Anaya y sí a Meade, sin embargo no había provocado tanta reacción panista en su contra hasta que presentó una denuncia ante la PGR acusando a Anaya por lavado de dinero y pide se revisen los estados de cuenta del candidato presidencial, quien “no es una persona honesta, a quien deberían expulsar es Anaya y no a los panistas honestos”, declaró Cordero. La reacción es inmediata pues el presidente del PAN avisa la reactivación del proceso para expulsar a Cordero, de quien expresa: “es una persona con mucho resentimiento. No representa al PAN”, según dijo Damián  Zepeda, en una reacción más que tardía vengativa.