La Prepa y sus retos

Carlos Luna Escudero

En la entrega anterior, señalábamos los principales problemas que enfrenta la Educación Media Superior (EMS) en nuestra entidad. Los de carácter interno que son la baja cobertura y la eficiencia terminal, altos índices de reprobación y deserción, así como bajos niveles educativos.

Puntualizábamos que de nuestros jóvenes de entre 15 y 17 años, sólo el 80% recibe educación media superior; de ellos, sólo el 70.6% logra concluir sus estudios. Las principales razones para abandonar los estudios son de carácter social, económico y por las altas tasas de reprobación. Aunque es dable mencionar que la deserción se debe también a la falta de orientación y motivación para continuar y concluir este nivel de estudios.

Así también, en lo externo se requiere que el Bachillerato en Veracruz se encuentre en consonancia con los requerimientos sociales, económicos y tecnológicos del mundo, sobre todo en lo referente al desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación, así como de mayores conocimientos y competencias.

A través de diferentes investigaciones se ha comprobado que además de los factores que afectan la calidad del aprendizaje y la enseñanza en el bachillerato, el enfoque educativo que se imparte en general en las aulas es un obstáculo para la mejora sustancial de la educación, pues es memorista y enciclopédico, siendo esto el principal elemento que impide el desarrollo de las capacidades de comprensión, pero que, sobre todo, no promueva que el conocimiento se aplique en la solución de problemas prácticos. Ello ocurre a pesar del esfuerzo de muchos profesores que se esmeran por impulsar nuevos enfoques pedagógicos.

En opinión de muchos pedagogos, a continuación se mencionan las deficiencias más destacadas en los alumnos de EMS en Veracruz:

  1. Vicios y malos hábitos de estudio.
  2. Nivel bajo de lectura de comprensión y solución de problemas.
  3. Nivel bajo en valores cívicos, responsabilidad, compromiso, respeto y actitud.
  4. Conformismo por una calificación mínima aprobatoria.
  5. Alumnos sin una orientación vocacional adecuada
  6. Poca iniciativa para la investigación, lectura y redacción.
  7. Alumnos que requieren apoyo psicológico ante problemas en su entorno social y familiar.

Las consecuencias de lo anterior se reflejan fielmente en los resultados de la prueba Enlace a cargo de la SEP, que se aplica en la EMS desde 2008, para conocer en qué medida los jóvenes son capaces de poner en práctica, ante la situación del mundo real, las competencias disciplinares básicas de los campos de la comunicación (comprensión lectora) y matemáticas, adquiridas a lo largo de la trayectoria escolar.

En este ámbito, Veracruz obtuvo en 2008 un puntuación del 14.2% en Matemáticas por nivel de logro, frente al 15.6% del promedio nacional; mientras que en 2014 se obtuvo el 40.5% frente al 39.3% del promedio nacional. Ocupó el vigésimo lugar a nivel nacional y mostró un avance significativo durante este período.

En cuanto a la prueba de Lenguaje y Comunicación, Veracruz obtuvo en 2008 un promedio de 52.3% similar al promedio nacional y, en 2014, de 45% frente al 44% del nivel nacional. Esta evaluación muestra que hubo un retroceso claro en esa importantísima prueba.

Estos resultados permiten tener una fotografía de los niveles de logro en Matemáticas y Lenguaje y Comunicación de los estudiantes que terminan la EMS en el Estado de Veracruz, de donde se desprende que 6 de cada 10 alumnos tienen problemas en matemáticas para su ingreso en la educación superior y que 7 de cada 10 los tienen en Lenguaje y Comunicación.

En este contexto de niveles deficientes del aprendizaje en el país es como surge la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS), que tiene como objetivo central contribuir a la resolución de los principales problemas de la EMS nacional, Veracruz incluido, así como responder a los retos de la dinámica mundial.

La RIEMS es un proceso consensuado que consiste en la creación del Sistema Nacional del Bachillerato (SNB) basándose en cuatro ejes: la construcción de un marco curricular común; la definición y reconocimiento de las modalidades de la oferta de la EMS y la certificación nacional complementaria.

Con esta Reforma se busca principalmente articular una diversidad de ofertas educativas en el nivel medio superior, la flexibilidad y enriquecimiento del currículo y la correspondencia entre las necesidades de los sectores productivos estratégicos para el país, con la oferta de formación por competencias.

Entre sus objetivos se encuentran contribuir al mejoramiento de la calidad de la educación media superior; emitir el reconocimiento formal a organismos evaluadores y dictámenes a planteles interesados en ingresar al Sistema Nacional de Bachillerato; presentar al Comité Directivo del SNB las propuestas relacionadas con el ingreso y permanencia de planteles del SNB e informar a la sociedad sobre la calidad de los planteles.

Es así que contando con el diagnóstico y con la RIEMS como eje articulador de la nueva estrategia para el relanzamiento hacia la calidad de la EMS, será necesario que en nuestra entidad se inicien los esfuerzos necesarios para alcanzar tan importantes objetivos.

En este contexto, es necesario prever las necesidades de apoyo en materia de mejora de las condiciones mínimas para el funcionamiento de una escuela en lo que respecta a la biblioteca, laboratorios, equipo de cómputo y conectividad; el impulso a la formación sistemática  de profesores y la producción de materiales de apoyo al Marco Curricular Común (MCC).

Asimismo, es necesario diseñar e implementar un sistema de información de alumnos y profesores, así como de todo el conjunto del proceso de enseñanza-aprendizaje y mejorar la comunicación entre la EMS y su contexto social, ya que la pertinencia del tipo educativo sólo puede mejorar si se profundizan los vínculos con la sociedad y la economía.

Otras acciones que se requieren tienen que ver con el mejoramiento de la transparencia del funcionamiento de todo el sistema educativo, de los subsistemas y de las instituciones sobre sus planes y programas de estudio, financiamiento, metas, resultados y planes de trabajo; así como mejorar la comunicación y la consulta entre todos los subsistemas e instituciones de EMS para intercambiar información sobre planeación, currículo y gestión académica.

Se requiere además impulsar la mejor coordinación y conducción del sistema mediante una mayor precisión sobre el papel de los tres niveles de gobierno y de los diferentes tipos de instituciones públicas y privadas, respectivamente. Así como establecer ciertos principios de equidad mínima para el apoyo a la educación y a los sectores y zonas menos favorecidos.

Es imperativo también crear un nuevo programa de servicio social específico para la EMS, para que los estudiantes participen en proyectos de apoyo a la equidad en la educación básica, mediante esquemas parecidos o congruentes con una nueva visión del servicio social.

El reto de formar a un creciente número de estudiantes de EMS, ante los escollos que se interponen al logro de resultados educativos equitativos, de calidad, pertinentes y bajo condiciones de alto nivel de eficiencia terminal, requiere que se revisen a profundidad las formas en que se encuentran organizadas las instituciones y sus planteles.

Así también, se precisa enfatizar la importancia de la docencia en la EMS como profesión. Para lo anterior, es recomendable que el docente únicamente se ocupe en las labores de enseñanza, desarrollo de estrategias de aprendizaje, materiales didácticos y contenidos.

Habrá que brindarle capacitación constante en habilidades docentes y estrategias de aprendizaje, que fortalezcan sus conocimientos y competencias docentes para beneficio propio y de sus alumnos.

Una acción indispensable en este ámbito es evaluar al aspirante a docente para saber que cuenta con las habilidades pedagógicas del nivel al que aspira integrarse; ello garantizará que se cuenta con personal docente calificado y con los perfiles requeridos para las materias ofertadas.

Por eso, para la obtención de un tipo de docente y de estudiante adecuados, no basta con confiar en encontrar las características deseables en personas que las reúnan gracias al azar o por iniciativa individual a través de los sistemas formativos actuales. Es indispensable tener docentes altamente capacitados que funjan como líderes académicos, y que impulsen y animen el cumplimiento de los objetivos de este nivel de instrucción.

Abordar integralmente el currículo y la docencia implica asegurar que los docentes cuenten con una formación que les permita resolver los problemas de formación y aprendizaje de los alumnos en materias específicas, considerando el contexto de la educación media superior contemporánea, el desarrollo físico y cognitivo del adolescente, el desarrollo de la didáctica en el campo disciplinar, así como un espacio para la práctica docente.

Esos son los retos que nos esperan en la EMS en Veracruz.

ARTÍCULOS ANTERIORES: 

Vencer el rezago y aplicar la Agenda 2030

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/04/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-i/

La infraestructura educativa y las causas del desastre

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/04/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-ii/

Del fracaso al desastre

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/04/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-iii/

Contra la pared

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/04/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-iv/

El reto de mejorar

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/05/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-v/

Educación Básica: los desafíos siguen pendientes

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/05/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-vi/

Propuestas para una educación básica de calidad

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/05/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-vii/

 

Educación Media Superior: la catástrofe silenciosa

http://sociedadtrespuntocero.com/2018/05/presente-y-futuro-de-la-educacion-en-veracruz-viii/