O mejor que nos agarre confesados.  Porque peor que las dictaduras, peor que las tiranías y todavía peor que la oligarquía; y eso que El Gran Corso, Napoleón Bonaparte (1769 – 1821) dijo: “Nunca ha existido un gobierno peor y más despótico, que una oligarquía”; es la teocracia…

Palabra derivada del griego theós=dios y kratos=poder.  Es decir, cuando el pueblo es gobernado por un representante de dios -de dio$, mejor dicho- el asunto es grave; sumamente grave…

Lo que está sucediendo con los islamistas -que poco tienen que ver con el Corán- el primero es un sistema político y el segundo es una religión, es un claro ejemplo de lo que sucede…

Pero también lo son otras muchas naciones que no practican la religión de Alá, pero que de manera soterrada son adoctrinadas en otras creencias igual de absurdas.  A tal grado que juran los cargos más importantes poniendo la mano sobre La Biblia…

Tristes reminiscencias de cuando los Papas les imponían las coronas a los reyes de Europa, ejerciendo sobre ellos una autoridad que no se discutía -más o menos como cuando en México el Ejecutivo nombra al procurador o a los ministros de la Corte-…

Hasta que el arriba citado Napoleón le quitó de las manos la corona al Papa Pío VII y se la impuso él solo.  Lo que ciertamente no le gustó el Pontífice que, azuzando a los ricos pecadores -los no pecadores no van a la iglesia; ¿a qué?- inició una campaña para derrocarlo…

Más o menos como cuando el Vaticano le dio dinero a Su Alteza Serenísima Antonio López de Santa Anna (1794 – 1876) para que derrocara al muy ilustre Don Valentín Gómez Frías (1781 – 1858)…

Hasta que, cansado de sus intrigas, el Emperador decidió detenerlo en Roma y lo metió a la cárcel por un buen rato -del 1609 al 1614) hasta que fue liberado por los austriacos- lo que  finalmente le costó el exilio.  Igualito que a Don Valentín

Por lo que El Gran Corso es calificado como El Anticristo, o más bien, uno de ellos; ya que cualquiera que haga públicas sus charlatanerías y bajezas es considerado Anticristo por el Vaticano…

Cabe citar que eso de meterse en la política siempre lo han hecho los religiosos.  Lo acaban de hacer y lo siguen haciendo en Venezuela, desde que Hugo Chávez (1954 – 1013) públicamente le puso un estate quieto al Nuncio…

Por eso fue un escándalo cuando Pedro Sánchez recientemente aceptó el cargo de Presidente de España haciendo a un lado el polémico librito al que muchos consideran escrito por su dios, a pesar de que dice barrabasada y media…

Oportuno citar a Tomas Paine (1737 – 1809) considerado como uno de los Padres Fundadores de la Unión Americana: “Siempre que leemos las historias obscenas, las orgías voluptuosas, las ejecuciones crueles, la venganza implacable que llenan más de la mitad de La Biblia, nos parece que sería más lógico considerar ésta como la palabra de un demonio, más bien que la palabra de Dios.  Es una historia de maldad que ha servido para corromper y embrutecer al género humano”…

 

Y se trae a cuento, porque si hace algunos años Nicolás Maduro fue duramente criticado por haber dicho que había hablado con un pajarito; ahora circula un video, con música sacra y toda la cosa, en el que dicen sus realizadores que México está a punto de ofender a dios ¡!…

Que dios está muy enojado con México, a tal grado de que retirará a su madre -a la madre de él- y no la dejará regresar hasta que de nueva cuenta se prohíban los abortos en la CDMX…

A ver si con tantos corajes no cae en depresión, habría que enviarle “bendiciones”, aunque no sirvan para nada; no vaya siendo que mande otro diluvio, o haga llover fuego, como Sodoma y Gomorra…

Y mientras eso no suceda, continúa el relato, por cada aborto, por cada sangre derramada de un inocente, habrá un crimen -como el ojo por ojo y diente por diente del Corán-…

Que por eso la violencia ha aumentado; y aumentará más si gana López Obrador -ya salió el peine del por qué del video- porque autorizaría la interrupción del embarazo en todo el territorio…

Y todo esto se sabe, no crean que es nomás es un invento, sino porque un cura de nombre Gabriel, allá en Roma es uno de los meros-meros organizadores de los Congresos de Exorcistas que cada año se llevan a cabo en diferentes países, llevó a cabo un exorcismo VEP…

E hizo hablar, no a uno, sino a cuatro demonios, en latín y en italiano -demonios políglotas- que le dijeron, no sin antes darles su $anta torturadita en honor del $anto Oficio y los DH, que vinieron aquí a México porque se había autorizado el aborto desde el 2007…

Hecho por el que dios y la $antísima Virgen estaban muy agraviados -los demonios abogando por la Virgen y su Hijo; nótese- y piden que todos los obi$pos en sus diócesis hagan un desagravio ¿? por todos los abortos que se han llevado a cabo.  Para que después, toda la nación entera, haga otro desagravio para echar abajo la Ley del aborto; y hasta entonces la violencia terminará…

Cabe preguntar ¿si en su infinito poder a ese dios no se le ocurre otra cosa que seguir las matanzas?  Y también comentar, que no sería malo que se trajeran al cura Gabriel para este nuestro México…

Porque si hace que cuatro demonios le suelten la sopa de quién los mandó, porqué están aquí; y hasta le dicen cómo tiene que hacerle para que se vayan de México y del inocente al que se le metieron.  Y al que ya regresaron, pues el exorcismo-tortura solo fue durante la audiencia con los demonios sin que se integrara ninguna carpeta; pero el cura Gabriel lo mismo y puede deshacerse de los corruptos que por aquí abundan…

Y ya para terminar, no se puede omitir lo chipocludo del citado cura Gabriel, que se la rifó con ¡cuatro demonios! lo que se dice fácil, pero no lo es.  Si viene, lo podríamos proponer para que sea el próximo Fiscal Anticorrupción.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.