¿Quién crees tú que va a ganar?  Pregunta obligada en estos tiempos para iniciar una agria discusión, que en veces pasa a más.  Para nadie es extraño que entre los propios hermanos hay quienes simpatizan con uno y otros con otro; y se pelean y se dejan de hablar y hasta se insultan este es un … suelen decirse entre ellos.  ¿Tú crees? le va a fulano…

Pero ante la discrepancia en la opinión de las honorabilísimas encuestadoras, que ya no hayan como recuperar credibilidad ante las evidenciadotas que se han dado al engañar a la gente y recibir dinero por ello…

Porque siendo sincero; además de que los mismos dueños de empresas encuestadoras han declarado que sirven para todo, menos para predecir ganadores.  Pues aún en el caso de que fueran honestas, las encuestadoras y nada, son dos nadas…

El caso es que a mí me han hecho esa pregunta; y siempre he acertado al dar mi expresar mi opinión sobre quién va a ganar.  En el entendido de que una cosa es opinar sobre quién va a resultar triunfador; y otra muy distinta es quién te gustaría que ganara…

Con relación a la segunda; la verdad es que ninguno me gusta.  Ni El Bronco ¡vaya! que es el que más se acerca al sentir del Pueblo.  Afirmación que seguramente sería cuestionado por los otros tres; y seguramente por muchos más…

Pero quien no lo entienda será porque nunca ha sido Pueblo.  Lo más probable es que ignore cuánto vale  kilo de tortillas.  Pero ni aún Jaime Rodríguez Calderón podría cambiar las cosas en beneficio del Pueblo…

Primero, porque el sistema presidencialista no lo permite.  Es un sistema antirepublicano implantado por la oligarquía -el gobierno de los ricos-.  Pero el Presidente no se manda solo, hay grandes intereses a los que tiene que atender; que finalmente son  quienes lo pusieron ahí…

El que la explotación y privatización del agua la firme por Decreto, y ya de salida, fue porque ya lo venían trabajando sin éxito, pues es un bombazo al que la sociedad en general se iba a oponer; como está sucediendo…

Por eso Peña Nieto tenía que hacerlo.  Y era ahora, aprovechando que están distraídos con la pelotita; o ya no.  Y se la jugó.  A sabiendas de que con eso perjudicaría a Meade y complicaría aún más llevar a cabo el fraude del que ya todos hablan…

Lo cierto es que la cuestión del agua es un negocio de las altas esferas de la política internacional, donde perfectamente saben que quien controle el agua, controla la vida.  Ni más; ni menos…

No obstante, conociendo los antecedentes y la mentalidad de quien gusta vivir en una casa de siente millones de dólares, no se puede poner en duda de que también se ha de haber embolsado un buen porcentaje del negociazo que a 50 años firmó…

Pero el factor más importante del por qué, gane quien gane, nada va a cambiar, es porque el gobierno está hecho de ciudadanos que ciertamente quieren un cambio; pero no quieren cambiar ellos…

Como lo demuestra el lamentable hecho de que van a otra Nación y no respetan sus Leyes; y quien no ve por sí mismo, no puede ver por otro.  Pero nos quejamos de la impunidad y de que aquí no se respetan las Leyes…

Pero regresemos.  Distraídos con la corrupción y el fútbol, olvidamos comentar quién va a ganar en las elecciones del 1° de julio.  Cabe citar que lo mismo me preguntaron con la elección de los EE.UU. y dije que ganaría Trump; y lo sostuve hasta el mismo día de las elecciones cuando todos hacían favorita a la señora Clinton…

Cuando ganó Trump, cómo todos lo sabemos y padecemos, me preguntaron cómo lo había supuesto y acertado, si nadie lo daba como favorito.  La respuesta fue muy sencilla.  Las elecciones se ganan con dinero…

Y el antecedente más claro es la elección de John F. Kennedy (1917 – 1963) cuando derrotó a Richard Nixon (1913 – 1994) Kennedy traía mucho dinero atrás producto del tráfico de alcohol en la época de la prohibición, y de los mafiosos amigos de su papá Joseph Patrick Kennedy (1888 – 1969)…

 

Por cierto, que durante su corto mandado se llevó a cabo la Invasión a Bahía de Cochinos, la crisis de misiles en Cuba, la construcción del muro de Berlín y el inicio de la guerra en Vietnam…

Se sorprenden, pero los delincuentes siempre han estado metidos en la política de todo el mundo; y lo siguen estando…

¿Quién va a ganar?  Que no le digan, que no le cuenten: el que le meta más dinero a su campaña.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.