Viernes contemporáneo

Por Armando Ortiz

¿Cuántas veces nos han dicho que Javier Duarte iba a salir en libertad? ¿Cuántas veces nos dijeron que Bermúdez Zurita iba a ser liberado? ¿Cuántas veces nos dijeron que el Fisculín no iba a ser detenido porque tenía un amparo? ¿Cuántas veces nos dijeron que los Porkys saldrían de prisión o que no entrarían en prisión? ¿Quiénes soltaban esas versiones? Pues los abogados defensores, esos que les encantan las declaraciones triunfalistas que les permiten sacar más dinero a sus clientes. Por supuesto, quienes difunden ese tipo de declaraciones triunfalistas son los medios que añoran las épocas del fidelismo, del duartismo; esos que siguen defendiendo las suposiciones como si fueran verdades. Ahora bien, para esos abogados el presentar una solicitud de asilo político y que se las sellen de recibido, ya es cantado como si el Reino Unido le hubiera dado el asilo político a Karime Macías. Habría que recordar a estos abogados que todas las solicitudes bien elaboradas son admitidas, el problema es que pasen del trámite a la aprobación; ese es el meollo del asunto. Pero los abogados pregonan que, si el Reino Unido admitió el trámite de Karime, es como si ya le estuvieran dando asilo; es como si quisieran espantar con el petate del muerto.

¿Qué tan fácil o qué tan difícil es que le den asilo político a Karime en el Reino Unido?
Según los expertos, “la lucha para obtener el estatus de asilado en este país (UK) es un proceso que puede tardar días, meses o años, dependiendo del curso que tome la solicitud ya sea en los tribunales de inmigración, las cortes de apelación o en la Corte Europea de Derechos Humanos, en caso de que se hayan agotado las instancias nacionales”. Los expertos señalan que el 75% de esas solicitudes son rechazadas, y del 25% que se aceptan, un 22% son impugnadas con éxito. Ahora bien, el asilo político “es el derecho que tiene una persona a no ser extraditado de un país a otro que lo requiere para juzgarle por delitos políticos”, pero en el caso de Karime Macías, los delitos por los que se le persigue no son políticos. Ella, junto con su esposo Javier Duarte, saquearon las arcas del estado de Veracruz, se organizaron para agenciarse recursos que no les pertenecían. Eso ya se está comprobando en el caso de Javier Duarte quien, de ser inocente, hubiera pedido asilo político en Guatemala; pero Duarte está en una cárcel de México, lo mismo que le espera a su esposa Karime Macías.

Woodlands, el paraíso de los corruptos en Veracruz; un exsecretario adquirió 21 casas ahí
Dice el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, que un exsecretario del gabinete de Javier Duarte compró 21 casas en Woodlands, el paraíso inmobiliario cercano a Houston, Texas. Una casa barata en este complejo residencial cuesta más de un millón de dólares, es decir 20 millones de pesos. Se sabe que no sólo funcionarios de Javier Duarte tenían propiedades en Woodlands, también empresarios, como esos que clonaban medicamentos para el cáncer. Woodlands se puso de moda y a los secretarios de Javier Duarte se les hizo fácil tomar del presupuesto de los veracruzanos para comprarse una casa en este paradisiaco lugar. Pero, ¿quién es ese secretario de las 21 casas en Woodlands? Obvio no pensaba vivir en las 21, al parecer invirtió el dinero robado para tener un patrimonio bien resguardado. Hoy jueves 21 de junio el gobierno de Veracruz recupera parte de ese dinero robado. Ni es todo ni es poco. Está la promesa de que se puedan recuperar más bienes inmuebles. Bueno es que con ese dinero se habiliten los hospitales de Veracruz, pues mucho de ese dinero era para la Salud de los Veracruzanos.

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com