De los tres debates entre los presidenciables por México el tercero tuvo la menor audiencia (2 millones 300 mil visitas según el conteo de pantalla), acaso influyó que este último no fue domingo, o porque el ciudadano perdió interés, o porque ya tomó una decisión. “Ganó” el que sus respectivos fans decidan, pero debe destacarse la utilidad de estos encuentros para nuestro desarrollo democrático e indudablemente su peso específico para que el ciudadano obtenga mayor información sobre la personalidad, preparación y propuestas de cada aspirante. Ya no hay retorno, a 17 días de la elección, salvo esa elevada apreciación favorable hacia AMLO, en concreto realmente nada hay para nadie. En última instancia, seremos los ciudadanos quienes decidiremos el futuro inmediato de México, y corresponde al INE informarnos antes de que concluya el día primero de julio próximo el veredicto final.