Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

Cuando se es joven, los días pasan rápido y los años lento; de tal suerte, que de un ciclo escolar a otro, se piensa que hay una eternidad.  El próximo cumpleaños queda lejísimos; “¡Hasta el año entrante!”  Puufff…

Pero cuando se es viejo, El Padre Tiempo equilibra las cosas.  Los días pasan lento; y los años se van volando.  “Parece que fue ayer”, se suele decir.  Sin embargo, de hoy al día 1° de julio -que no falta mucho- cuando el Pueblo “elegirá” ¿? a quien será el ente que presida a la nación por seis años o menos, todavía van a pasar muchas cosas…

Por lo pronto, los asesinatos políticos no cesan.  Las honorables Autoridades los atribuyen al crimen organizado; pero el asesinato de políticos son crímenes políticos; independientemente de quienes los ejecuten.  Y más cuando son tiempos electorales…

¿Qué podrán pensar de nosotros en el extranjero cuando más de un centenar de candidatos hay sido ultimados en este proceso electoral?  ¿Qué pensaríamos nosotros de un país que durante su proceso lectoral más de 100 candidatos a cargos de “elección popular” hubieran sido asesinados?…

Y más. Qué pensaríamos los mexicanos de un país en el que sus ciudadanos literalmente se descuartizan unos a otros, se decapitan y avientan las cabezas a las puertas de los rivales, incluyendo a las presidencias municipales y las comisarías de policía…

Que dejan clavados en los cadáveres mensajes intimidantes; o cuelgan a sus enemigos de los puentes peatonales, que son vistos por miles de ciudadanos que llevan a sus hijos a la escuela, y que no saben cómo explicarles lo que sucede; sin soslayar que en los planteles escolares les enseñan a protegerse de las balaceras tirándose pecho a tierra…

Qué podría pensarse de un país, cuyos ciudadanos desde meses anteriores a los comicios electorales ya hablan de qué y cómo se van a torcer las elecciones para hacer fraude…

Y de las autoridades electorales de ese mismo ficticio país iberoamericano, que no hacen nada ante la descarada compra de votos; de las agresiones entre los candidatos y el uso faccioso de las autoridades para hacer a un lado a los opositores…

¿Qué pensaríamos de ellos si las desapariciones forzadas superaran por mucho el número de los presos políticos de otras naciones?  Y más: donde los muertos a causa de la guerra al narcotráfico superan también por mucho a los que mueren por consumir las drogas que tan férreamente combaten…

Y de una nación donde el costo del tratamiento de las enfermedades que son producidas por el consumo de alimentos chatarra, supera el monto del dinero que recauda el Erario de las empresas que los producen…

Y finalmente de una nación en donde la diferencia entre pobres y ricos es abismal; olvidando que las diferencias de clases ha sido el motivo central de todas las revoluciones…

Pues es exactamente lo mismo que los extranjeros piensan de nosotros, de nuestras honorables Autoridades y de nuestros insignes gobernantes.  Que somos un país de salvajes desorganizados en tribus, cuyos líderes esperan el momento para asaltar el Poder…

Y ya que se comenta de las tribus de salvajes.  Muchos se sorprenderían del número de mexicanos que estarían de acuerdo en que les corten las manos a los funcionarios rateros…

Y también que se permita que los ciudadanos de bien puedan portar armas.  Pues la prohibición no llega a los delincuentes y los ciudadanos nos encontramos en total indefensión ante los bandidos…

No en balde, cuando aparece por ahí algún justiciero, que armado se defiende e impide que lo roben a él y a los demás, metiéndoles de tiros a los delincuentes -o los atropellan, como también ha sucedido- los posibles testigos presenciales declaran no haberse dado cuenta de nada; o dan datos equívocos referentes a quien los defendió y hacia donde huyó…

Si el ex militar que hace unos días mató a un delincuente e hirió a otro, no pudo huir protegido por los ciudadanos, fue porque también resultó herido y hubo de ser trasladado a un nosocomio para ser atendido.  Y que afortunadamente salió libre por haber actuado en defensa propia…

¿Qué los ciudadanos tenemos que ser ex militares para poder defendernos de los delincuentes; y más cuando las autoridades no lo hacen?…

En el entendido, de que quienes se opongan a la iniciativa propuesta, aduciendo los derechos humanos, estarán evidenciando en que hoy no nada más ven por los demás, sino también por ellos mismos.

Cambiando de tema…

 

Bien por Hipólito Rodríguez Herrero el Alcalde de Xalapa, quien frenó la instalación del gasoducto que Américo Zúñiga el pasado Presidente Municipal, había sospechosamente autorizado.  Y no  nada más eso, también se pronunció en contra de la reelección de los alcaldes…

Posiciones que hacen entendible el por qué tiene plantones afuera de sus oficinas; pues hay gente que ve lesionados sus intereses.

Ya de salida…

 

Mientras en el Estado de Hidalgo una casa explotó por los aires debido a que ahí se almacenaba gasolina ordeñada a un ducto de Pemex conectado ¡por un túnel! a unos cuantos metros de distancia del ducto; y en el percance falleció una persona…

Dentro de las oficinas del municipio de Isidro Fabela en el Estado de México, se encontraron tambos de huachicol, por lo que fueron detenidas varias personas.  El colmo; la prepotencia llega a tal grado que las propias autoridades almacenan lo robado en la propia Presidencia Municipal.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.