Dos casos de entre muchos pudieran revelar el porqué de la preocupación de López Obrador para convocar al “voto parejo”: uno, en Michoacán en donde en acto de apoyo a su candidatura, cuando tocó el turno al micrófono de quien fuera gobernador de esa entidad, Leonel Godoy, reciente emigrado del PRD a MoReNa, la asistencia allí reunida lo abucheó. Otro, el de Miriam Ferraez, ex panista reciente, (ahora candidata por la coalición “Juntos haremos historia”), a quien no perdonan aquel exabrupto contra AMLO diciendo que este le daba asco, fue abucheada frente a AMLO; lo mismo ocurrió en la concentración para recibir a Tatiana Clouthier aquí en Xalapa, obviamente inducido por un amistoso “fuego amigo”. Ese detalle lo ha captado bien López Obrador y sabe que es un fenómeno apto para la diversificación del voto.