Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz
diariolibertad@nullgmail.com

Será la pobreza; lo caros y engorrosos que son los trámites, la corrupción -que nunca falta- para autorizar lo que no debe licenciarse -ahí está la guardería ABC, por poner solo un ejemplo- o será el sereno…

Pero lo cierto es que la ambición del hombre por la riqueza y el poder, nubla la inteligencia y nos hace ser inferiores no solo a nosotros mismos, lo que ya es bastante grave; sino inferiores a todos los demás animales con los que compartimos la vida…

Ninguno de ellos destruye su hábitat, pues implícitamente se estaría destruyendo a sí mismo y a su especie.  Pero hay más.  Sabido y probado está que las computadoras pueden ser más inteligentes que quienes las fabricaron…

En un campeonato de ajedrez, disciplina para la que se requiere memoria, inteligencia y raciocinio, por lo que debería ser obligatoria en las escuelas -al igual que la música-, una máquina derrotó al campeón mundial Garry Kasparov…

Oportuno comentar, que hubiera sido mucho pedir que un Iletrado y otro que no sabe ni “ler”, la hubieran tomado en cuenta para integrarla como materia en su fracasada Reforma Educativa…

Los políticos son un ejemplo de inteligencias nubladas por el dinero y el Poder.  Llevan meses buscando un Fiscal Anticorrupción y nomás no se ponen de acuerdo, pues todos quieren nombrarlo…

No muy les importa quien sea; pero todos y cada uno de los grupos quiere ser quien lo designe; estableciendo así compromisos que de hecho se prestan al tráfico de influencias y a la corrupción…

Sin soslayar que el hombre más inteligente del mundo, con toda la tecnología de punta que hay, no saldría de un laberinto antes que un ratón; ni puede predecir los temblores, las tormentas y las erupciones, como sí lo hacen los animales…

Y sin dejar de mencionar que somos los únicos animales que nos tropezamos dos veces con la misma piedra; y hasta más.  Y todo porque nada más no entendemos.  Y ahí está de nueva cuenta Tultepec…

Cuántas personas más tienen que morir para que esto no vuelva a suceder.  Porque ni ha sido la primera vez que explotan por el aire y se chamuscan; ni lamentablemente se puede suponer que será la última.  Esperando equivocarme.  Pero lo cierto, es in entendible que no se tomen medidas para que esto no siga sucediendo…

Y ya que se comenta de los tropiezos y de que no entendemos a la primera; vale preguntar ¿cuántos fraudes electorales nos han hecho?  Porque si piensan que ya la ganó Andrés Manuel, de tal suerte que desde el extranjero se le considera como el próximo presidente de México…

No se puede olvidar que la mañana de las elecciones en EE.UU. todos daban como ganadora a la rival de Mónica Lewinsky; y nada.  Para sorpresa de medio mundo, ganó el magnate del peluquín…

Por cierto que quien más festejó la derrota de la demócrata, no fueron precisamente los republicanos, sino la joven becaria; que de ganar Hillary ya se veía a sí misma con la boca zurcida…

Pero ciertamente que dejó su herencia indeleble en La Casa Blanca.  Pues desde aquél episodio que le dio la vuelta al mundo, al “Despacho Oval” se le conoce como el “Despacho Oral”…

Cosas de la vida.  Allá estuvieron a punto de tumbar de la presidencia al buen Bill.  Y aquí en nuestro México, “La Tigresa”, Irma Serrano, hermosa chiapaneca de no malos bigotes y mejores piernas, iba y le pateaba la puerta de Los Pinos a don Gustavo Díaz Ordaz; y nadie se la hizo de tos.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.