Perfilando

Por Iván Calderón

* Polo Deschamps y el PES

  Si todos, absolutamente todos los alcaldes de la coalición integrada por el PAN-PRD y Movimiento Ciudadano, más los presidentes municipales y líderes sociales que recientemente se adhirieron a ese proyecto, operan correctamente la elección del primero de julio, indudablemente el ex alcalde boqueño Miguel Ángel Yunes Márquez se convertirá en el próximo gobernador veracruzano.

  La neta.

  Y no es que esto sean puras buenas intenciones, simples conjeturas, o como dirían en el léxico coloquial jarocho “chaquetas mentales”. Para nada.

  Si nos vamos a los números fríos, este frente que logró hace casi dos años la alternancia en el poder, gobierna a más del 57% de la población del estado. Mientras quienes recientemente abrazaron a esta propuesta social representan casi el 11%, consolidando un 68.29%, que son algo así como más de 5 millones y medio de veracruzanos, que en su mayoría eligieron la ruta del cambio hace 24 meses y que muy seguramente lo ratificarán el día “D”, contra los 2 millones y medio de pobladores que son repartidos entre MORENA, PRI, PVEM y Nueva Alianza.

  Así tal cual.

  A quienes gusten de las comparativas en la distribución política de los 212 municipios, se puede observar que tanto esta coalición representada ahora por Miguel Ángel Yunes Márquez, junto con sus aliados, gobiernan a 156 entidades municipales, contra 40 que tiene el PRI-Verde, o 15 del Movimiento de Regeneración Nacional y 1 de Nueva Alianza.

  De aplicarse correctamente en la operación, en lo anterior radicará una diferencia que será definitoria.

  Es cierto, muchos pueden argumentar que MORENA preside importantes poblaciones como Coatzacoalcos, Xalapa, Minatitlán o Poza Rica donde existe gran concentración poblacional. Sin embargo, precisamente en estos puntos el desencanto de sus autoridades va en incremento, mientras que con movimientos quirúrgicos, el aspirante panista y su equipo han logrado no solo el reagrupamiento de quienes ganaron las pasadas elecciones locales, si no que con gran habilidad, se han aproximado a las fuerzas antagónicas, dejando atrás las viejas rencillas, unificándose en torno a un solo proyecto denominado: Veracruz.

  Y es que en muchas regiones del estado, el equipo del panista trabaja tanto con el ganador de la pasada contienda municipal, como con los segundos y terceros lugares, además de acuerpar a las fuerzas vivas, líderes naturales, vaya, hasta con los seccionales, estrategia que aun y con todo y el efecto Peje, le está funcionando augurándosele una contundente victoria.

  Pero como en política nada es hasta que es, ya veremos qué es lo que pasa.

POR CIERTO, ya que hablamos del ejercicio político, es destacar el sello que se le está imprimiendo en el municipio de Medellín de Bravo, ya que al estilo de Polo Deschamps, se logró la adhesión al proyecto azul del regidor del Partido Encuentro Social Hilario Gilberto Lagunes Ibañez, así como del ex candidato a la alcaldía Pedro Delgado, personajes que han reconocido que el partido de Andrés Manuel López Obrador representará un notable retroceso, sumándose al liderazgo del primer panista de esta población. No cabe la menor duda que Hipólito Deschamps calladamente teje muy fino, buscando con gran fuerza la transformación de su municipio.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@nulloutlook.com

www.eldelsur.com