El perredista Manuel Bernal Rivera reconoció que el nombramiento de Marcos Even Torres Zamudio, como Fiscal Anticorrupción, en las condiciones en que ocurrió, contradice el discurso del “gobierno del cambio” que abanderó el actual gobernador.

Hoy día, expuso, “pareciera que estamos muy lejos de privilegiar la discusión política de nivel… el nombramiento del Fiscal Anticorrupción es una muestra del agotamiento de un ejercicio que deja mucho que desear”.

Cabe señalar que Bernal Rivera se ha convertido en uno de los principales beneficiarios del PRD y de la alianza con el PAN, por lo que sus declaraciones revelan un viraje en la postura de defensa que tradicionalmente asumió de todas las acciones del gobierno de Yunes Linares, régimen a punto de fenecer y sin esperanza de pronta recuperación política.

Manuel Bernal ha usado al PRD para ocupar posiciones políticas para él, su mujer y sus dos hijas, pisoteando los méritos de la militancia.

En su rueda de prensa de cada martes en conocido café del centro de Xalapa, Bernal Rivera refirió que en el nombramiento mencionado, ocurrido el pasado 24 de julio, hubo una “rudeza innecesaria”.

Y es que el nombramiento de Marcos Even Torres Zamudio se dio sólo con 27 votos en el Congreso del Estado, por lo que la bancada de Morena y de PRI deploraron que no se cumplió con la disposición constitucional que indica que tendría que ocurrir el voto de al menos dos terceras partes del total de legisladores, es decir, al menos 35 diputados.

Bernal Rivera fue directo en aludir a Yunes Linares, al referirse al gobierno del cambio.

El que el nombramiento del “Fiscal Anticorrupción” se haya dado en las condiciones que ocurrieron, “empaña, lastima y demerita cualquier discurso de compromiso con el cambio”, lamentó, en declaraciones que son inauditas.

Xalapa- 2018-07-3117:51:58- Leticia Cruz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO