Ciudad de México, 3 de julio.- En su primera reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador, virtual Presidente de México, abordó temas como el Tratado de Libre Comercio, el Nuevo Aeropuerto de México, la Reforma Energética y el presupuesto.

La reunión, según informó el propio AMLO, fue un encuentro “cordial, amistoso e importante”. Él le agradeció su respeto a la elección, pero fue enfático en afirmar que va a haber un cambio radical, porque “lo que vamos a hacer todos los mexicanos es arrancar de raíz el régimen corrupto”.

Sin embargo, aseguró que no tiene enemigos, “no quiero tenerlos; tengo adversarios”, afirmó.

Los dos personajes acordaron trabajar de forma conjunta. Dijo que Peña lo invitó a una reunión de la Cumbre de la Alianza del Pacífico, lo cual aceptó, pero esperará a ser el Presidente electo para retomar la agenda.

AMLO fue muy enfático en que Peña fue cordial, y le agradeció porque, dijo, eso no lo hizo en el pasado.

“Fue un encuentro cordial, amistoso, importante porque tratamos temas que tienen que ver con la transición. Lograr que la transición entre un gobierno que está en funciones y un nuevo gobierno que empieza a conformarse”, dijo. “Le agradecí al Presidente Peña por mantener el respeto en la lucha electoral. Me consta que cuando un Presidente interviene en las elecciones no hay un verdadera democracia”, añadió.

En un mensaje a los medios en el Salón Tesorería de Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador agradeció al presidente Enrique Peña Nieto por actuar de manera respetuosa durante el proceso electoral.

Precisó que a propuesta del presidente Enrique Peña Nieto, la transición iniciará formalmente una vez que el Tribunal electoral lo declare Presidente electo

Asimismo, destacó su compromiso de ser respetuoso de la autonomía del Banco de México, “que se va a mantener una política macroeconómica con equilibrios fiscales, que no va a haber injerencia en temas financieros”, como el tipo de cambio.