O   P   I   N   I   O   N
Por Mario Javier Sánchez de la Torre.

    A 23 días de que se llevará a cabo la jornada electoral que puede considerarse la más importante de los últimos años en nuestro país, el triunfador de ésta y próximo presidente de México, en las declaraciones que ha hecho ha venido confirmando algunas de las promesas que hizo durante su campaña.

    Actitud que no recuerdo haya efectuado candidato alguno no solamente a la Presidencia de la República, sino a cualquier cargo de elección popular. Con lo que López Obrador le imprime un sello particular a sus actividades políticas durante los meses que faltan para su toma de posesión del cargo.

    Así como también, el qué a través de estas declaraciones, no solamente confirma sus compromisos de campaña, sino también ha explicado un poco más a fondo algunos de los compromisos señalados, con lo que también los aclara ante el electorado mexicano y da certeza, la que en estos momentos es muy necesaria.

    Por una parte tenemos los 12 puntos que expuso a los legisladores federales y locales de su partido que entrarán en funciones. Iniciativas entre las cuales está la de reducir la burocracia federal, que en su momento causó un gran temor entre éste sector de la población nacional, pero con la aclaración que solamente se llevará a cabo entre el personal de confianza y se respetará al personal sindicalizado, hizo que por lo menos entre este sector de los trabajadores del Estado, regresara la tranquilidad.

    Días después desde sus oficinas de la colonia Roma de la Ciudad de México, el próximo presidente de México dio a conocer 50 puntos sobre la austeridad y por lógica combate a la corrupción que pondrá en acción durante su periodo de gobierno. Uno que ha llamado la atención ha sido el quitar la pensión a todos los expresidentes del país, por considerar que la que tienen es muy onerosa, así como también la serie de privilegios de que gozan, como el tener bajo su mando a un número importante de elementos del Ejército Mexicano.

    Pero más importante aún, es el reformar el artículo 108 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para que el presidente en turno, pueda ser juzgado por delitos electorales y de corrupción.

    Puntos anteriores que tienen su importancia desde el punto de vista mediático, pero también económico y jurídico. Cuyos alcances por el momento no conocemos pero que suenan muy interesantes,

     Temas de campaña que de llevarse a cabo van a señalar un rumbo de gran importancia en la política del país, principalmente el reformar el artículo 108 constitucional. Usted qué OPINA estimado lector. Hasta el miércoles. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Lun. 23-julio-18)