Xalapa- 2018-07-0111:56:49-  El presidente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Américo Zúñiga Martínez, acusó intimidaciones a la dirigente municipal del tricolor en La Antigua, al tiempo de aclarar que este sábado en las instalaciones del instituto lo que se llevó a cabo fue la capacitación y entrega de las acreditaciones para sus representantes de casilla.

Entrevistado luego de la sesión permanente del OPLE, Zúñiga Martínez exigió que las autoridades de los tres órdenes de gobierno puedan comportarse a la altura de lo que representa la jornada electoral.

Reiteró que han venido denunciando ante las autoridades locales y nacionales la coacción de voto, entrega de despensas y el involucramiento directo por parte de funcionarios, para tratar de llevar a cabo actos de intimidación a sus militantes e incluso a sus candidatos.

Afirmó que van a estar reportando todas las incidencias que se vayan encontrando y buscarán que se hagan respetar los principios de equidad y de imparcialidad que deben de resguardar la legalidad de este proceso electoral.

En cuanto a la denuncia de supuesta compra de votos en la sede del PRI el pasado sábado dijo: “Nosotros tenemos representantes en todas las casillas. Se ha cumplido prácticamente el cien por ciento de los representantes de casillas. Para eso se lleva a cabo un proceso totalmente legal de capacitación y el día de ayer fue el último de ellos, fue una capacitación que se dio con la acreditación y entregas de nombramientos que acreditan la representación del partido ante las casillas”.

Zúñiga Martínez explicó que fue algo que se hizo dentro del PRI y que fue totalmente legal, que no tuvo ningún tipo de violación e incluso la gente lo decía, “pues estamos aquí en un proceso de capacitación”.

Por otra parte, dijo que este sábado la presidenta del PRI en La Antigua fue ilegalmente retenida por las autoridades, en donde levantaron los asientos de su coche, quizá en espera de encontrar propaganda o recursos.

“Destruyeron su propiedad privada. La detuvieron como un acto de intimidación, que se piensa puede ser contagiado a los demás presidentes de los comités municipales o a los demás integrantes del partido en todo Veracruz”.

Leticia Rosado / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO