Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Ayer mismo comentaba con ustedes, amables lectores, las palabras de Cayo Julio Fedro (15-20 antes de esta Era – 50) quien dijo que: “En un cambio de gobierno, el pobre rara vez cambia de otra cosa que del nombre de su amo”…

Y por lo que hasta el momento se ve, acorde a los resultados de los comicios, las cosas no van a cambiar.  Primero; porque la honestidad de un solo hombre no es suficiente para cambiar las cosas…

Y menos si se encuentra rodeado de mucha gente que no puede presumir de honestidad -igual que todos los demás aspirantes que se rodearon de basura- porque quien delinque una vez, por regla general lo continúa haciendo; toda vez que “El dinero mal habido no rinde”.  Otra regla de oro que los políticos -y de hecho todos- deberían de aprender de memoria…

No porque los delincuentes estén colaborando con una persona honesta, ellos también se van a volver honestos.  Sin soslayar que las naciones no se gobiernan con piedad, sino con Leyes.  Así que, si no va a procederse en contra de conocidos pillos, como Felipe Calderón, cuya responsabilidad social es enorme…

Ni en contra del iniciador de los mega desfalcos a la Nación, el despreciable Carlos Salinas de Gortari; o contra el actual presidente Enrique Peña Nieto, cuyos delitos vienen desde que era gobernador del Edo. de Mex. y los agrandó ya estando en la Presidencia a cifras de escándalo…

Porque el mensaje de Amor y Paz se puede confundir con arreglos bajo la mesa.  Y no se puede hablar de acabar con la corrupción, mientras por otro lado se fomenta la impunidad si a los pillos no se les lleva ante los tribunales…

Y así, con esa forma de pensar de que no va a juzgar a nadie, se les dan facilidades a los delincuentes para que sigan tomando los dineros del Pueblo; pues finalmente a la vuelta de la esquina no les hacen nada porque se pregona el Amor y Paz; por lo que se repite: La base de los gobiernos debe ser la justicia, no la piedad…

Y si a eso aunamos que el virtual Presidente Electo, según su propio dicho, va a convocar a especialistas en los Derechos Humanos, entre ellos a los religiosos; cuando quienes menos han respetado los Derechos Humanos son precisamente las religiones…

Quienes a través de la Historia de la humanidad se han encargado de cometer todo tipo de crueldades, perversiones, vilezas y atrocidades, precisamente en nombre de ese supuesto dios al que dicen representar…

Y eso hace pensar que al tabasqueño no le importa en lo más mínimo la sangre de mexicanos que fue derramada durante la Guerra Cristera y las Leyes de Reforma.  Lo que quiere decir que la laicidad le importa un rábano y lo que quiere es quedar bien con todos…

Pasando por alto que, quien a muchos amos sirve, con alguno queda mal.  Y que él, dentro de sus múltiples compromisos, tiene gente que se le ha acercado de todas las corrientes de pensamiento; aunque sabemos que se enfocan solo en una cosa, el dinero y el Poder…

Por otro lado, y no es que hable de esoterismo o cosas por el estilo; pero hay Leyes del Universo que nadie puede violar.  La principal, desde mi muy personal punto de visa, es la Ley del Equilibrio, que dice que todo lo que haces se te regresa; bueno o malo; si no fuera así, el equilibrio se rompería y todo sería un caos…

Por lo que se puede decir que al fin se le hizo justicia a la pequeña Paulette; cuyo artero crimen hasta la fecha había quedado impune.  Pero hoy, con la estrepitosa debacle de Peña Nieto y su gavilla de delincuentes, parece haber quedado saldada la afrenta…

Al que tampoco le fue tan bien, fue al todavía gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares; quien intentó por todos los medios y aportando todos los recursos a su alcance, para que su hijo, del mismo nombre, fuera el heredero de la gubernatura que afortunadamente ya deja…

Y eso le sucedió, porque ignoró que agredir a una persona que ayuna; cuando su propia condición le impide responder la agresión, la vida se encarga de cobrárselo.  Y la vida lo regresa con intereses…

Debe de haber sido muy doloroso para él y para toda su familia el que su vástago haya perdido -aunque el todavía gobernador se niegue a reconocerlo- pero el único responsable de la derrota fue él…

Hay muchos ejemplos de que tarde o temprano todo se regresa; y en veces donde más duele.  Ahí está el caso del irlandés Robert Gerard Sands (1954 – 1981) conocido como Bobby Sands, quien a los 27 años de edad murió después de un largo ayuno de 66 días, toda vez que estando preso y siendo elegido parlamentario, la Primera Ministra Margaret Hilda Thatcher (1925 – 2013) se negó a recibirlo esgrimiendo el argumento de que era un criminal convicto…

Cabe comentar que la llamada “Dama de Hierro”, fue amiga de personajes como Ronald Reagan (1911 – 2004) y el nefasto Karol Józef Wojtyla (1920 – 2005) con quienes impulsó el neoliberalismo sionista que padecemos hoy y que tanto daño le ha hecho a tantos; sin soslayar que también fue cercana del no menos aciago General Augusto José Ramón Pinochet Ugarte (1915 – 2006) con lo que no hay más que agregar referente a su personalidad; excepto que su fallecimiento fue celebrado ruidosamente en todo el Reino Unido

 

El caso es que Thatcher al igual que Reagan y Wojtyla, tuvieron muertes poco envidiables.  Ella padeció de infartos cerebrales que durante años mermaron su capacidad mental y física, convirtiéndola en un bulto incapaz de valerse por sí misma; Reagan con Alzheimer durante años en las mismas tristes condiciones de vida; y Wojtyla con Parkinson también durante muchos años.  Y todos murieron a avanzada edad.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.