Nadie pudiera discutirle a Manuel Bartlett su experiencia en los menesteres políticos: coordinó la campaña presidencial de Miguel de la Madrid, de quien fue Secretario de Gobernación y le correspondió llevar el peso de la histórica elección de 1988, aquella de cuando “se cayó el sistema”; también se ha desempeñado como Secretario de Educación Pública, Gobernador de Puebla y Senador, un compendio curricular  indiscutiblemente sólido. Aunque acaso la edad comienza a obnubilar su pensamiento y sus recuerdos se entreveran, porque ahora cuando milita en “la izquierda” declara inconsistencias históricas, como eso de que en 1988 “ganó” Cárdenas, y que la “caída del sistema” fue invento de Salinas de Gortari, el Jefe Diego y Calderón para “ocultar que ellos quemaron los paquetes electorales”. Confunde los tiempos: lo de la caída del sistema surgió apenas concluida la votación y llegaban los resultados, y lo de la quema de boletas se produjo en 1992 ya estando Salinas en la presidencia de la república y Bartlett estaba en Educación. Elección histórica sin duda la de 1988, pero el número de votos obtenidos por el PRD en 1991 revela su debilidad territorial, entonces ¿cómo podría el Frente Democrático Nacional obtener y defender un triunfo sin estructura territorial en 1988?