La posición unánime de los miembros del Consejo Consultivo del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IVAI) al adelantarse a cuestionar la inminente designación (o ratificación) de Arturo Mariscal Rodríguez como nuevo comisionado en esa entidad, no es gratuita.

En estos meses en que Mariscal ha fungido como comisionado interino, ha quedado de manifiesto que desconoce la materia de transparencia y acceso a la información.

Nada más llegar, jaló al IVAI a un séquito de gente del Sindicato del Congreso, incorporó a su ponencia a personas sin experiencia, que jamás han sido secretarios de Estudio y Cuenta y, por si fuera poco, se llevó a la ex titular de la Unidad de Transparencia en la Fiscalía General presidida por Luis Ángel Bravo Contreras.

Así es que el escenario para el año que viene, en la ponencia del flamante comisionado, serán resoluciones que desechen asuntos, sean sobreseídos, se confirmen las clasificaciones de información pública y, en general, actuaciones tendentes a proteger a la administración que encabeza Miguel Ángel Yunes Linares.

El Congreso, como fue usual en sus decisiones, dejó fuera a profesionales que son especialistas en transparencia, derecho de acceso a la información, protección de datos personales y todo el cúmulo de submaterias relacionadas con el tema.

Corresponderá a la sociedad veracruzana, “vigilar al que vigila”, porque se anticipa que no garantizará el derecho de acceso a la información.