Tarde pero seguro, finalmente el gobernador Yunes Linares invita a su virtual sucesor, Cuitláhuac García, al necesario e institucional dialogo entre quien concluye un mandato constitucional y quien entra a su relevo, lo cual es una práctica democrática y republicana apegada al marco normativo establecido. Aunque desde el punto de vista de la ortodoxia es explicable la tardanza de esa invitación, pues formalmente la entrega de la constancia de mayoría marca el tránsito legal de un candidato hacia la investidura de gobernante que en su momento será otra instancia a cumplir. Importante es cumplir con el formato legal, porque la pugna electoral fue resuelta por la mayoría ciudadana.