Viernes contemporáneo

Por Armando Ortiz

Sólo falta que la autoridad electoral reconozca el triunfo de Cuitláhuac García como gobernador de Veracruz. De ser así el maestro de la Universidad Veracruzana asumirá en unos meses la gubernatura del estado de Veracruz, un estado prodigioso, pero difícil de manejar. Llega con una votación nutrida, Un millón 464 mil votos que representan el 43.7% de los sufragios que se emitieron el día de ayer. Veracruz no es un estado fácil, ya en el gobierno de dos años de Miguel Ángel Yunes Linares se vio que hay fuerzas oscuras que dejan muchas piedras en el camino o que mueven los hilos delincuenciales en Veracruz y que no permiten que se gobierne a plenitud. En Veracruz el crimen organizado nunca se fue, sólo cambio de siglas, sólo se repartió en dos o tres grupos. Contra eso tendrá que lidiar el próximo gobernador. Pero está también el desempleo, la educación de los jóvenes y la pobreza. Cuitláhuac tiene una gran ventaja, que el próximo presidente será Andrés Manuel López Obrador, quien ha prometido trabajar con él para sacar adelante a Veracruz. El detalle es que Cuitláhuac García no gobernará solo, con él llegarán varios advenedizos que sólo se metieron a Morena para enriquecerse. Pero ya lo dijo AMLO, “el buen juez por su casa empieza”; en el momento que se detecte corrupción, en ese momento se tendrá que actuar en contra del corrupto.

Cuitláhuac García su segunda victoria electoral

Este es el segundo triunfo electoral de Cuitláhuac García por parte de Morena, pues en 2015 ganó la diputación federal, teniendo como contrincante a Elizabeth Morales, quien contendía por el PRI. Antes de 2015 Cuitláhuac García había sido marginado por las huestes del PRD que entonces manejara Arturo Hervis, Franco Castán y Margarita Guillaumín. Cuitláhuac no era considerado viable para ser candidato a nada, pues al parecer era demasiado honesto. Siendo diputado federal, y a un año de las elecciones a gobernador en Veracruz por un periodo de dos años, a Cuitláhuac no le quedó de otra que contender. Se lo propuso el propio López Obrador y ni modo decirle que no. Cuitláhuac dio la pelea, tanto que Morena fue un factor importante para que Yunes Linares fuera gobernador, pues la votación que Morena obtuvo restó más votos al PRI que al PAN, que iba en alianza con el PRD. Al no ganar la gubernatura Cuitláhuac regresó a su curul, sin embargo, en 2018 había otra elección y la persona en quien se volvió a pensar fue en Cuitláhuac García. Rocío Nahle era la otra opción, pero ella estaba llamada a ser secretaria de Energía, aunque contendiera por un espacio en el Senado. En algún momento se pensó en Ahued, pero quien contaba con la aprobación de AMLO era Cuitláhuac.

Cuauhtémoc Blanco busca a Graco para ajustar cuentas; AMLO lo busca para reconciliar

El futbolista de Tepito, Cuauhtémoc Blanco ya le advirtió al gobernador de Morelos, Graco Ramírez, que llegó el tiempo de correr, pues en su gobierno hará auditorías a todas las secretarías de su antecesor. Por su parte Graco Ramírez presumió que Olga Sánchez Codero, quien será secretaria de Gobernación de López Obrador, ya se comunicó con él pues el presidente electo quiere tiene interés de una reunión para establecer puentes para el diálogo y la reconciliación. Cabe mencionar que Cuauhtémoc Blanco no es militante de Morena, y menos seguidor de López Obrador. El exfutbolista es sólo un personaje popular que ganó primero la alcaldía de Cuernavaca, y después de la persecución que sufriera por parte de Graco Ramírez, gobernador de Morelos, su popularidad creció. Pero estos ejemplos muestran la actitud que tiene alguien a quien la gubernatura le cayó del cielo, y un presidente electo que se fajó durante años, que se preparó para ser un estadista, un líder que no busca confrontaciones, sino reconciliación.

aortiz52@nullhotmail.com