Hace unos días comenté en este mismo espacio, que ninguno de los engendrados por violación, pues sus madres ni se enteraron a que horas quedaron embarazadas; luego entonces no hubo consentimiento…

Deducción históricamente justificada, en que todas las civilizaciones y sus respectivas religiones cuentan de seres que vinieron de quién sabe dónde, porque bien a bien no lo dicen.  Unos lo llaman cielo, otros paraíso, nirvana, gloria, olimpo; en fin los nombrecitos no dicen nada, porque ciertamente que aquí nadie los conoce…

El caso es que estos extraterrestres llegaron ex profeso a “echarse una canita al aire” con alguna “bienaventurada” aquí en La Tierra, e irresponsablemente desaparecieron sin afrontar la responsabilidad que el a todas luces reprobable hecho implica…

Pero ninguno de esos dioses, semi-dioses, avatares, profetas, iluminados, elegidos, salvadores, altísimos, todopoderosos, genéricos y similares, ha impactado a toda la humanidad, es decir, ninguno es el mero- mero; y lo peor, sus seguidores se andan peleando entre ellos -por la lana ¡claro!-…

Válido mencionar a propósito de los seguidores, que “Quien sigue el camino de otro, nunca encuentra el suyo” Pitágoras (569 – 475)…

Pero en fin, lo cierto es que solo dos tristes mortales, nacidos de padre y madre, con nombre y registro, han impactado a toda la humanidad, o sea, que no hay ningún lugar en el Planeta donde su paso por este mundo no esté presente…

El primero fue el citado Pitágoras quien por cierto dijo que “El hombre que actualmente puebla el Planeta, vino de las estrellas; por eso siempre querrá regresar a ellas”

Pero las matemáticas, tales como las conocemos, se le deben a él; al igual que “El Sonido de las Esferas”, deducción que hizo al observar la diferente velocidad de rotación y traslación de los Planetas del Sistema Solar, de donde se derivaron las notas musicales.  …

Dos y dos son cuatro; fueron cuatro, y serán cuatro.  Y las notas musicales son igualmente universales y atemporales.  Todos nos regimos por eso, y lo dijo hace XXV Siglos…

Cabe citar que el muy ilustre griego también dijo: “La Verdad, es lo que es común a todos los hombres de todos los tiempos; lo demás son solo puntos de vista”.  Sin soslayar que lo único que se conoce que es infinito y eterno, es la numeración… 

Y el otro vil mortal, también convertido en inmortal toda vez que su espíritu sigue presente, es Nicola Tesla (1856 – 1943)  No hay mucho más que decir de él y su ingenio.  Pero su paso por este mundo lo cambió todo.  Así de simple…

Por lo que propuse, regresando con el escrito de hace unos días, se cambiara el nombre de Era Cristiana -que ha sido nefasta- y su numeración, por la Era Tesla.  No cabría La Era de Luz; porque el Siglo XVIII así fue nombrado…

Y finalmente en nada cambia el que se diga que hoy es 29 de julio del 2018; a que se diga que hoy es el 29 de julio del 162; contado a partir del nacimiento del gran sabio croata, quien además quiso servir a la humanidad, solo que los intereses económicos se lo impidieron…

Y se presta por estos tiempos en que el Vaticano vive la peor crisis de su ya demasiada larga historia.  Tiempos todavía peores a los que vivió cuando el gran Napoleón Bonaparte (1769 – 1821) metió a la cárcel al Papa Pío VII, llamado Barnaba Niccoló María Luigi Chiaramonti (1742 – 1823)… 

Toda vez que a los escándalos de pederastia que se han destapado por todo el mundo, costándole al Vaticano millonadas de dólares en indemnizaciones para acallar sus perversiones, se han sumado las monjas de varias partes del mundo…

Que tras las públicas declaraciones ante los medios de unas religiosas chilenas, otras han tomado el valor suficiente y revelado las vejaciones de que son objeto, ante la indolencia de sus autoridades religiosas que nunca les hacen caso…

Son tratadas como esclavas, las hacen trabajar de sol a sol sin sueldo; pues cuando despierta el señor obispo tiene que estar preparado su desayuno y su ropa planchada.  Y además son sexualmente usadas por curas, obispos, cardenales y hasta papas…

Con seminarios y conventos casi vacíos tras todos los escándalos sexuales y financieros que desde hace Siglos han protagonizado al lavar dinero -lo que es el colmo de la ambición desmedida- el Estado Vaticano acabará sus días de gloria imperial bajo su propio peso, es decir, desde adentro, como han caído todos los imperios…

Y caerá ante su más acérrimo enemigo, no el Anticristo, sino la razón; y de la difusión del saber a través del instrumento diabólico que para ellos es la red de intercomunicación  del mundo…

De nosotros, y no de los verdaderos Dioses -Los Planetas- que solo marcan el cambio, dependerá cómo será la Nueva Era anunciada en el Calendario Maya.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.