Es un hecho que dar marcha atrás a la construcción del nuevo aeropuerto de la CDMX saldría muy caro en todos los órdenes: en el económico por las indemnizaciones a pagar y en el político porque el gobierno encabezado por López Obrador sufriría muy de entrada un serio deterioro. Es tal vez por esta razón que AMLO está convocando a un “debate abierto” sobre el destino de ese aeropuerto. Pero debate ¿entre la población que nada conoce de ese asunto o entre la gente conocedora bajo cuya asesoría se está construyendo y elementos de su equipo? Sobre este particular ¿Cuál sería la respuesta del ciudadano mexicano que votó por AMLO? La respuesta está a la vuelta de lo él dicte, por supuesto, pero ¿sobre qué bases técnicas o consideraciones de tipo económico o aeroportuario?