Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Mientras unos analizan sus derrotas tratando de encontrar en los demás las causas de sus estrepitosos fracasos; cuando finalmente es bien sabido que “desde que se inventaron los pretextos se acabaron los tarugos”.  Otros festejan sus triunfos como si en verdad fueran suyos…

 

No obstante; sin tratar de minimizar el éxito de Andrés Manuel López Obrador y su espectacular movimiento político, éste no se debió, ni a sus propuestas de campaña -que difícilmente podrá cumplirlas todas- ni a su personal carisma; sino al hartazgo social y la animadversión que hacia su persona y su gobierno atrajeron Peña Nieto y su pandilla

 

Y aunque si bien es cierto que legal y legítimamente el tabasqueño se ganó la mayoría en el Congreso, por lo que podrá decidir a su antojo todo lo que quiera, es igualmente cierto que depositar en una sola persona el poder, es peligrosísimo…

 

Ya que de facto es la antesala de una dictadura, como la que hasta el día de hoy hemos vivido los mexicanos a manos del PRI-PAN; pues es por todos sabido que los Presidentes de turno han tenido a su disposición a los Poderes Legislativo y Judicial…

 

A los primeros los compraban o los amenazaban; y a los segundos los designaba y de esa manera los comprometía.  Pero nunca hemos vivido en una República; ni por lo visto la vamos a vivir en los próximos seis años…

 

Ya que López Obrador no está de acuerdo con la División de Poderes; y de esa manera saltaremos de un presidencialismo a otro presidencialismo.  Quizá de otra manera; pero al fin y al cabo será otro presidencialismo por encima de la Constitución.  Y así, pues nada va a cambiar…

 

El pretender que el cura Solalinde sea el titular de los Derechos Humanos, es empezar la marcha con el pié equivocado.  Ya que si alguna Institución ha sido violadora de esos mismos Derechos Humanos, es a la que el cura sirve: al Vaticano…

 

Cuyos integrantes han sido fanáticos; y en consecuencia torturadores, asesinos depravados que lo mismo empalaban a sus víctimas -tal vez la forma más cruel de quitarle la vida a alguien- que las quemaban vivas…

 

O las descuartizaban atando cada uno de sus miembros a la cabeza de la silla de cuatro caballos, que al fuetazo salían disparados hacia diferentes puntos.  Literalmente desmembrando al infeliz que se desangraba en medio de un espectáculo dantesco, de absoluta barbarie, que salpicaba a los presentes…

 

Sin omitir los numerosos Golpes de Estado que a lo largo de la Historia el Vaticano ha respaldado propiciando las guerras fraticidas; que son las más dolorosas.  Ni por supuesto olvidar las Cruzadas, cuando los papas de turno ofrecían indulgencia plenaria a quien matara a un musulmán…

 

Con relación a retirar al Estado Mayor Presidencial, da la impresión de que cree que el Pueblo lo va a cuidar; y que quiere parecerse a Don Pepe Mugica, verdadero ejemplo para todos los mandatarios del mundo…

 

Que siendo Presidente de Uruguay, siguió viviendo en su propia granja en las afueras de Montevideo; manejando su propio auto, el famoso VW azul; y nunca trajo guardaespaldas…

 

Siendo primero diputado, después senador y posteriormente ministro de cartera, equivalente a secretario de Estado, se trasladaba en una motoneta, por cierto no muy nueva, que posteriormente cambió por su VW…

 

Y no recuerdo haberlo visto nunca con el remedo occidental de la bufanda, o sea, la corbata, moda que algunos mandatarios quieren adoptar, creyendo que con eso se les quita lo burgueses…

 

De igual forma que algunos, de largas colas que les pueden pisar, se van a volver honestos por el simple hecho de que están con Andrés Manuel.  Cuando solo los grandes cambian; y ni todos juntos veo alguno que verdaderamente valga la pena…

 

Pero regresemos con Don Pepe, que fue guerrillero y lo hirieron.  Además estuvo preso durante 13 años, donde fue aislado y torturado; por lo que a él ya no lo asuntan con el petate del muerto.  Pero lo más importante es que Andrés Manuel no es Don Pepe Mugica; ni los mexicanos somos uruguayos…

 

El caso es que está muy bien eso de ser humilde en la victoria, como dijo el General Douglas McArthur (1880 – 1964) –a pesar de que la humildad, las más de las veces es el disfraz de una pedante arrogancia.  Los religiosos son el mejor ejemplo de ello- pero Andrés Manuel exageró

 

El echarle flores al trabajo de Peña Nieto y luego al de Luis Videgaray; ya no después de todo lo que dijeron de él, sino del pésimo papel que como Canciller ha desempeñado.  Baste recordar que corrió al Embajador de Corea del Norte por instrucciones precisas de Trump; a quien trajo a México desde que era candidato, tomando partido e interfiriendo en las elecciones de otra nación…

 

Sin dejar de mencionar la pasividad adoptada ante los problemas migratorios, casi vive en los EE.UU. pero no va a Centroamérica, que es el origen de la migración hacia el sueño americano.  Y eso, solo por poner unos ejemplos de sus pésimos desempeños…

 

“Alabar a los príncipes por las virtudes que no poseen equivale a hablar mal de ellos impunemente”.  Francisco VI Señor de la Roché, más conocido como La Rochefoucauld.

 

Se vio tan artificial el virtual Presidente Electo con el reconocimiento hacia esta administración que ha sido caótica, corrupta y perversa; como igualmente falso se vio Vicente Fox en el escrito que le envió felicitándolo por su triunfo…

 

Y lo peor es que todavía se tomó la molestia de darle respuesta; aunque incluyó el que les quitaría de todas maneras la pensión a todos; lo que también se hace extensivo a Carlos Salinas de Gortari, el jefe de “La mafia del Poder”, como Andrés Manuel los bautizó; y el otro baquetón que quería seguir gobernando a través de su esposa…

 

Que es lo mismo que quería hacer Moreno Valle; pero afortunadamente, a pesar del presunto arreglo para dejar a su esposa, se le apareció el diablo y encima de la inconformidad ciudadana, se descubrió una “fabrica de boletas”.   Adiós gubernatura…

 

En fin.  Sus felicitaciones y sus buenos deseos “por México” son hipócritas.  Por lo que es oportuno recordar a Martín Lutero (1483 – 1546) “La humildad de los hipócritas, es el más grande y altanero de los orgullos”…

 

Diplomacia y educación sí.  Pero eso de llegar a ensalzar a Peña Nieto y Videgaray, se pasó de la raya.  Porque se puede interpretar que ya hubo arreglo de impunidad.  Pero eso no impide que luego anden diciendo que quieren combatir la corrupción.

 

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.