Es curiosa la bipolaridad de la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno veracruzano que en menos de un mes cambió de opinión respecto de un proyecto inmobiliario en una zona anexa a La Mancha, en la zona costera veracruzana, al cual originalmente calificó de “incongruente ambientalmente” pero en el curso de un mes cambió su opinión en sentido diametralmente diferente al calificar de “congruente y factible su desarrollo” al proyecto “Diada La Mancha” consistente en construir casas-habitación en una extensión de 167 hectáreas. Obviamente, SEMARNAT cubre el expediente al consultar a la autoridad estatal y en vez de investigar el asunto simplemente concede la anuencia, dejando fuerte olor a complicidad burocrática. Por lo evidente es irrelevante reflexionar sobre si es posible un cambio de opinión tan contrastante, pero sin duda se pasan por el arco del triunfo la opinión de Instituciones de seriedad indiscutible como el Instituto de Ecología (INECOL) cuya defensa del medio ambiente es indiscutible.vvvv