Durante la campaña, José Antonio Meade insistió en que desde hace años “en todo el mundo no se ha vuelto a construir una refinería, excepto en Asia; lo que uno hace es reconfigurar las refinerías”, y “no es una buena inversión… no detonaría empleos” pues funcionan con poca base trabajadora. Por el contrario, AMLO postuló siempre la necesidad de construir dos refinerías adicionales a las seis de ahora y reconfigurar estas para darles mayor capacidad refinadora. Sobre el tema hay opiniones encontradas entre los expertos porque la producción petrolera de México va a la baja y existen serias dudas sobre los tres años para construir la primera. Por lo pronto todo permanece en proyecto y en anuncios espectaculares, irá en serio a partir del 1 de diciembre.