¿Cuántos comentaristas “conocedores” del tema financiero se fueron con la finta de la supuesta contratación de deuda por 10 mil millones de dólares? No pocos. Sin embargo, aunque tarde porque propició malos entendidos, la SHCP aclaró: “No se emitió deuda alguna sino que se presentó una declaración de registro de México ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, sólo para actualizar la capacidad para emitir valores en el mercado de inversionistas estadounidense”; y abunda: “una contratación de deuda pública debe ser autorizada por el Congreso de la Unión”. Pero columnistas de sólido prestigio, como Ricardo Raphael de El Universal, tituló una columna: “Canallada de EPN contra AMLO”, el 23 de julio en El Universal, sobre este asunto: “… Enrique Peña Nieto nos está dejando a cada mexicano con una deuda sobre nuestras espaldas…. hace unos días la SHCP pidió 200 mil millones de pesos más, es decir que se agregaron a nuestra cuenta personal otros 600 mil pesos”. Todo porque Hacienda demoró ocho días en aclarar la confusión.