Los Políticos

Por Salvador Muñoz

Va para quince días de que el Puma vive literalmente escondido con su pareja en casa de un amigo. No es para menos, después de que fuera encañonado, torturado y amenazado de matar en su cara a su hijo… cuatro sujetos se introdujeron a su domicilio y le exigían información de un ex alcalde boqueño para el que fungió como escolta… y no dijo nada… no porque intentara ser un héroe el Puma, sino porque lo que le preguntaban, realmente lo desconocía.

Este viernes, pasado el mediodía, se presentó la denuncia en Fiscalía porteña contra quien resulte responsable por los hechos que a continuación narra Javier Alfonso Molina Quintero de viva voz:

El pasado quince de este mes en curso, regresaba a su domicilio en Lomas de Río Medio, Veracruz, Javier Alfonso, alias El Puma, de un domingo familiar con su pareja e hijo. Al abrir la reja del estacionamiento, dos unidades se detuvieron enfrente de su casa y de ellas descendieron cuatro individuos encapuchados con armas largas. Con éstas, dos encañonaron al Puma y uno, a su esposa que tenía en brazos a su hijo. A punta de amenazas fueron introducidos al domicilio. Una vez adentro, uno de ellos lo interrogó:

–¿Tú eres el famoso Puma?

–Mi nombre es Javier Alfonso Molina…

La respuesta fue amenazante: “¡No te hagas pendejo! ¡que tú eres el Puma!”

Mientras ponían con la cara frente a la pared a su esposa con su hijo, a él lo subieron al segundo piso con las manos atadas por la espalda.

Allí empezó el interrogatorio y la tortura psicológica y física.

Uno de ellos lo encañonó en la cabeza al tiempo que le exigía que le dijera propiedades y negocios de quien fuera su jefe, ex funcionario municipal de Boca del Río “porque si no hablas, tu esposa y tu hijo se van a morir ahorita mismo… dinos todo lo que sabes, porque de todas maneras, a ti ya te cargó la chingada”.

La única respuesta de Alfonso Molina fue que no sabía nada de propiedades ni de negocios de su ex jefe.

Igual le preguntaron por el domicilio de quien fuera su jefe pero lo desconocía, pues desde hace más de cinco años que dejó de trabajar para él.

Entonces, uno colocó en su su cabeza, una bolsa de plástico negra y la amarró alrededor de su cuello y empezó la asfixia… cuando ya no podía respirar, se la quitaron y lo interrogaron ahora con una variante: “¡Dime dónde vive la regidora Erika Mikel!”

Erika Mikel es edil en Boca del Río y hace dos administraciones municipales fue tesorera de dicho ayuntamiento.

Al no obtener por segunda ocasión una respuesta, le pusieron de nuevo la bolsa de plástico al tiempo que escuchaba una nueva amenaza: “tráeme a su hijo para que este perro vea cómo lo mato de un balazo”… no supo más… se desmayó.

Cuando recobró el conocimiento, su esposa estaba a su lado y le decía la advertencia que le habían dejado: que iban a volver por la información. Por temor a que le ocurra algo a su pareja y a su hijo, optaron por pedir refugio a un amigo, quien desde hace más de quince días, los mantiene ocultos.

Y es por ese mismo miedo de que le ocurra algo a su familia o a él, Javier Alfonso Molina Quintero acudió a presentar una denuncia contra quien resulte responsable… la amenaza de que han de volver por la información que le pidieron, hace que El Puma se mantenga escondido.

smcainito@nullgmail.com