Es una realidad histórica aquello de que el ejercicio del poder desgasta a quien lo ejerce; en México así le ha sucedido al PRI por los muchos años en el gobierno y al PAN en sus doce años en la presidencia; pero, además, mantener el poder exige del referéndum popular, lo cual en cada elección se pone en práctica, y por este mecanismo el poder se conserva o se pierde, tal cual ha sucedido en la presidencia de México al PRI y al PAN y en entidades federativas también al PRD, ya no se diga en elecciones municipales. MoReNa, abada de ganar la presidencia de México con una votación avasallante, lo cual refleja el apoyo popular a sus propuestas, pero aún no toma posesión del poder cuando ya es sujeto de una multa por parte del INE al comprobarse un procedimiento ilícito para allegarse recursos a través del fideicomiso creado para ayuda de afectados de los sismos de 2017. Y esto apenas empieza.