La senadora electa por MoReNa aún no asume que los tiempos de campaña ya pasaron y por tal razón declara como si todavía fuera candidata; se permite asegurar que en Veracruz estamos “divididos entre bonitos, ricos, feos y pobres”; “división” que es producto de su imaginación, o al menos los veracruzanos no nos habíamos percatado. Olvida la senadora electa que la responsabilidad para hacer los cambios en esta entidad corresponde directamente al gobernador cuando este asuma el mando político y que, ya como senadora o Secretaria de despacho sus funciones y atribuciones serán muy otras. Lo mejor será acogerse a aquello de “zapatero a tus zapatos”.