El actual gobernador Miguel Ángel Yunes Linares concluye su mandato constitucional el 30 de noviembre, por ende ortodoxamente conserva facultades y atribuciones propias de su condición de gobernante y tiene obligación de atenderlas, de otra manera podría incurrir en omisiones al margen del marco legal. Sin embargo, el dirigente estatal de Morena pide se abstenga de nombrar magistrados y fiscal anticorrupción porque, dice, ya le corresponde a la nueva legislatura, pero no aporta sustento legal alguno para su propuesta. Obviamente el reclamo es político pero nada impide al gobernador cumplir con lo que le corresponde. En todo caso, la nueva legislatura fue electa para un nuevo periodo, mientras dad al César lo que es del César, después será otro cantar.