Xalapa- 2018-07-2900:26:05- Mientras el Fiscal Jorge Winckler y Miguel Angel Yunes se olvidan del área encargada de la investigación de delitos contra las mujeres en el estado, Veracruz se mantiene en el primer lugar a nivel nacional en feminicidios.

Desde el pasado mes de diciembre del 2017 que falleció a causa de cáncer Samyra del Carmen Khouri Colorado, que hasta entonces se desempeñaba como fiscal coordinadora especializada en investigación de delitos de Violencia contra la Familia, Mujeres, Niñas, Niños y Trata de personas, en Veracruz se han registrado 36 feminicidios durante el primer semestre del 2018.

Estas cifras colocan al Estado de Veracruz en el primer lugar de este tipo de delito empatado únicamente con el Estado de México. De los 387 delitos clasificados como Feminicido que se han registrado en el país en lo que va del 2018, de acuerdo a los datos dados a conocer por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el veinte por ciento han ocurrido en estas dos entidades.

Esto quiere decir que 1 de cada 10 mujeres que mueren en el país por feminicidio sucede en Veracruz.

Estela Casados González, coordinadora del Observatorio Universitario de Violencia contra las mujeres de la Universidad Veracruzana, indica que ellos tienen registrados 90 asesinatos de mujeres, de los cuales 58 tienen características de feminicidios.

Esta barbarie se da mientras el gobierno del estado se negaba a publicar la segunda declaratoria de violencia de género que apenas y fué publicada el pasado jueves, siete meses después de que la Secretaría de Gobernación hiciera la recomendación a las autoridades del estado.

Mientras la fiscalía, por instrucciones del gobernador del estado, despliega gran cantidad de recursos para perseguir e investigar no sólo a algunos funcionarios del gobierno de Duarte y a todo aquel que suela ir en contra del actual gobierno, como el caso de los empresarios que exigen el pago de las deudas del gobierno o la ex diputada panista Cynthia Lobato, que han sido llamados a declarar ante la fiscalía y se les ha aplicado operativos especiales en sus negocios. A todo lo largo del estado se han despedido a otras 10 fiscales y a más personal de la fiscalía encargados de atender los casos de violencia contra las mujeres, de acuerdo a declaraciones de la misma investigadora de la UV, Estela Casados González.

El secuestro tampoco lo pueden detener

Si la violencia contra las mujeres nunca ha sido declarada como prioridad del actual gobierno, desde que comenzó su mandato el gobernador Yunes Linares ha manifestado que su estrategia estaría enfocada al delito de secuestro. En algún momento llegó a declarar que a él los homicidios no el preocupaban porque eran ajustes de cuentas entre diferentes bandas delincuenciales, que su prioridad sería los secuestros, donde sufre gente inocente y en lo que va de acuerdo a los comunicados de la propia Fiscalía del Estado, durante su administración se han desarticulado numerosas bandas dedicadas a este delito y hasta se han ofrecido millonarias recompensas para detener a algunos supuestos líderes, pero hasta el momento todo parece haber sido en vano.

En lo que va del año se han registrado 482 secuestros a nivel nacional, de los cuales 76 han sucedido en Veracruz. Es decir que casi 2 de cada 10 secuestrados son en el estado.

En los primeros seis meses del 2018 se tiene un promedio de 12 secuestros por mes, tres por semana, uno cada dos días.

Estas cifras muestran no sólo la ineficacia de la fiscalía para detener a los delincuentes, sino de todo el aparato de seguridad del estado para proteger a los ciudadanos que viven atemorizados ante este delito de alto impacto. A este ritmo el 2018 será el segundo peor año en secuestros, por debajo tan solo del 2017, primer año de gobierno de Yunes Linares.

Lejos quedaron las promesas del candidato Yunes, de que en seis meses lograría bajar los índices de inseguridad en la entidad, a tan solo cuatro meses de que termine su mini mandato, lo más a lo que puede aspirar es que el segundo año no sea peor que el primero y que bajen los delitos a los mismos niveles que se tenían en el gobierno anterior.

Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO