O   P I   N I O   N

Por Mario Javier Sánchez de la Torre

   Todo parece indicar, por el zafarrancho sucedido el pasado martes en el Palacio Legislativo de esta capital, que a partir del 1 de julio pasado y hasta el 1 de diciembre próximo, el Estado de Veracruz y todos sus habitantes viviremos en un estado de violaciones y atropellos a las legislaciones estatales, en otras palabras al margen del estado de derecho, dentro del cual no debemos y merecemos vivir.

   El motivo, la desesperación del autollamado “gobierno del cambio”, por haber sufrido la tremenda derrota electoral que no solamente no le permitió permanecer al frente del Gobierno de Veracruz, sino que también puede considerarse lo está dejando fuera de la política estatal y nacional. Además de que parte de sus desprestigiados e ineptos integrantes, incluyendo a líder el actual gobernador de esta entidad, seguramente correrán la misma suerte que algunos de los que formaron la banda creada por el peor gobernador que ha tenido Veracruz, Fidel Herrera Beltrán y que operó no solo durante su sexenio, sino también durante el lamentable periodo del detenido en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, el tonto Javier Duarte de Ochoa y algunos de ellos también en el actual bienio panista-perredista encabezado por Yunes Linares.

   Desesperación que ha quedado demostrada con la imposición momentánea del pobre Marcos Even Torres Zamudio, violando la Constitución del Estado de Veracruz en su artículo 67. Nombramiento que ya fue impugnado por tres de los participantes y que el Gobernador Electo de Veracruz, también reprobó al manifestar su oposición y que llevará el caso a tribunales.

   Acción en la que también fueron agredidos algunos reporteros que solamente cumplían con su trabajo, todo dentro del ambiente de desesperación que actualmente permea a la actual administración estatal. Así como también el violento desalojo que se llevó a cabo la semana pasada del grupo de empresarios que acudieron a tratar de hablar con el Gobernador y que no fueron recibidos por él, reclamando lo que es suyo, el producto de su trabajo.

   Por lo que la pregunta es ¿Qué seguirá o quién? Pues lo grave de la situación, es que todavía al fracasado autollamado “gobierno del cambio”, aún le quedan 122 días en el poder, qué aunque no parezca son muchos sobre todo para llevar a cabo acciones negativas y favor de unos cuantos a costa del erario público, como la basificación que se está pretendiendo llevar a cabo con algunos personajes yunistas que cobran en el Congreso del Estado.

   Muy lamentable definitivamente, el final que está teniendo el gobierno que ha encabezado Miguel Ángel Yunes Linares, pues las expectativas con las que inició eran muy diferentes a lo que estamos viviendo. Lástima. Usted qué OPNINA estimado lector. Hasta el lunes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Vier. 27-julio-18)