Redacción- 2018-07-2609:30:45- Imagen del Golfo/ Particulares que adquirieron terrenos en la zona colindante al Kilómetro 13.5 interpusieron una demanda de negativa ficta contra el Ayuntamiento de Veracruz y un juicio ordinario civil contra varios notarios por permitir y emitir escrituras de fusión de terrenos y desaparición de vialidades, en el denominado Fraccionamiento del Transportista.

Gustavo Taboada García, uno de los afectados, explicó que tienen casi dos años sin poder ingresar a sus predios debido a que la Administración Portuaria Integral de Veracruz adquirió hectáreas en dicho punto para crear la nueva aduana.

 

 

Construyó un camino y luego puso vigilancia para impedir el paso a cualquier persona ajena a APIVER.

 

 

“Entre 2008, 2009 y 2010 API comenzó a comprar terrenos y fue cuando hicieron rectificaciones y empezaron a comerse las vialidades. Eso culmina con una escritura de 2011 donde hacen una fusión de terrenos. Son más de 280 mil metros cuadrados”.

 

 

 

Pierden millones

 

 

En 2016 Taboada García vendió parte de su hectárea a una empresa para la instalación de básculas de carga y aunque aterrizaron inversiones también les niegan el paso a ellos y a sus clientes.

 

 

Cabe precisar que los terrenos forman parte de una reserva que el municipio constituyó para efectos de la ampliación del Puerto, para servicios auxiliares.

 

 

“El problema se dio cuando esta empresa que quiere poner una báscula y ya no permitieron el acceso. Esta empresa cumple con la normatividad establecida porque su uso de suelo y su terreno es apto pero cuando API ve el movimiento dijo que no se puede pasar por ahí”.

 

 

En enero de 2018 se expidió una constancia de alineamiento y número oficial para delimitar el terreno con las vialidades, lo que constituye una evidencia de la existencia inicial de calles en un plano oficial.

 

 

“Con varias entrevistas que se tuvieron con gente de Obras Públicas una de sus escusas fue que Corett no les entregó vialidades y nosotros en ejercicio de derecho de petición le solicitamos que requirieran a Corett esas vialidades y al día de hoy tenemos una demanda de negativa ficta instaurada en contra del municipio por esa situación”.

 

 

Taboada García demanda la nulidad de la escritura que respalda la fusión de terrenos a favor de APIVER por ser ilegal.

 

 

Recordó que en 2011 se emitió una nueva Ley de Desarrollo Urbano que establece que para una fusión se necesita la autorización del municipio y dicho aval no existe.

 

 

“Le pedimos al Ayuntamiento que solicitara a Corett los planos de las vialidades y tienen 45 días hábiles para contestarnos y no lo hicieron por eso interpusimos la demanda de negativa ficta. Ahorita está en la Cuarta Sala del Tribunal Estatal de Justicia Administrativa. Las calles son propiedad del municipio e hicieron una fusión sin su autorización”.

 

 

Acusó que en Catastro argumentan que no existen archivos sobre los planos oficiales, sin embargo, avaló la compra-venta de 2016 al emitir una cédula catastral sobre la cabeza de manzana que vendió.

 

 

El polígono abarca desde Rafael Cuervo hasta la zona de playa, pero el conflicto es con los terrenos que colindan del Kilómetro 13.5 al mar.

 

 

“Si ellos vieron que iban a tramitar una cédula catastral por una fusión necesariamente se tuvieron que dar cuenta que no se podía porque había vialidades. Además sino había plano no podían autorizar”.

 

 

Antecedentes

 

 

En el año 2000 firmaron un convenio con la Secretaría de Desarrollo Regional, la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett) y el Ayuntamiento de Veracruz, cuando Francisco Ávila Camberos era presidente municipal.

 

 

Los particulares donaron el Kilómetro 13.5 a cambio de tener acceso a los terrenos que anteriormente eran parte de la Reserva Vergara Tarimoya.

 

 

 

 

Todos compraron hectáreas enteras pero en la escritura aparecen menos metros debido a que donaron espacio para el uso común.

 

 

A partir que APIVER se interesó por los predios comenzó a negociar de forma individual, la mayoría vendió, pero fusionó vialidades supuestamente de forma ilegal.

 

 

La Administración Portuaria Integral de Veracruz construyó un camino que argumenta es privado y el trazo original de la vía de comunicación (que podrían utilizar los demás) partiría a la mitad a la nueva aduana.

 

 

“El Kilómetro 13.5 iba por arriba y nosotros nos conectábamos con el resto del fraccionamiento por abajo y teníamos nuestras entradas pero de repente veo que hacen un puente y fui a Obras Públicas y nadie sabía nada. Luego API hizo un camino que entra por la esquina de lo que era mi terreno, la parte que vendía para la báscula. El problema viene cuando la empresa empezó a mover tierras y API mete vigilancia y pide permiso para poder acceder”.

 

 

El único acceso a los predios son por el camino de APIVER y no permite el libre tránsito.

 

 

Por ello los particulares buscan que les regresen las vías originales y se anulen las fusiones.