La jueza Dolly Gee dio un revés a la medida del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para mantener juntas a las familias de migrantes detenidos durante la aplicación de su política de tolerancia cero contra la migración ilegal.

Esta decisión contraviene la orden ejecutiva adoptada por el mandatario el pasado 20 de junio para frenar la separación de padres e hijos. Esta medida buscaba responder a la indignación desatada tras la publicación de imágenes que revelaron las condiciones en las que vivían los niños en los centros de detención de la frontera.

El fiscal general Jeff Sessions pidió a la juez modificar el Acuerdo Flores, firmado en 1997, el cual establece que las autoridades federales no pueden mantener en centros de detención a menores indocumentados por más de 20 días.

De esta forma, la administración de Trump podría retener a los niños más allá del límite establecido para poder estar con sus familias.

Sin embargo, la juez Gee dijo ayer que el gobierno de Trump no presentó evidencia para justificar la revisión de ese acuerdo y describió la solicitud como un intento “cínico” de deshacer esa añeja determinación judicial.

Gee agregó que la petición pretende endosar a la Corte la responsabilidad de las “irreflexivas” acciones del presidente y la inacción del Congreso.

Con información de Excelsior