Durante muchos años la población mexicana expresó su inconformidad por los privilegios auto otorgados para lúdico usufructo de grupo, miles de millones de pesos gastados en lujos y prestaciones inaceptables. Por ese antecedente despierta optimismo la decisión de reducir en mil millones de pesos el presupuesto al senado de la república: ya no más seguros de vida, de gastos médicos, de retiro, recorte de viáticos, contratos por honorarios, “mucha de donde cortar”, dice la dirigente de Morena Yeidkol Polevnsky en su reunión con los senadores de Morena. Ese expediente quizás resulte menos problemático que evitar la formación de grupos en su bancada, “somos un solo grupo y se llama Morena, no hay grupos”. El grupo es AMLO, se entiende, pero ya en corto habría que piensan a Ricardo Monreal, quien se presume virtual coordinador de Morena y a Martí Batres, quien asegura que nada está decidido, aún.