Desde el Café
Bernardo Gutiérrez Parra

Fue por ahí del 2008 cuando el gobierno estatal dejó de pagar a los campesinos y éstos comenzaron a protestar. Luego dejó de pagar a jubilados y maestros que también protestaron. A partir del 2013 Javier Duarte se hizo tarugo con los pagos y las protestas arreciaron hasta convertirse en parte del paisaje cotidiano.

Con Yunes Linares las cosas siguen igual y si las protestas no se incrementan es porque ha ordenado que las disuelvan argumentando que molestan a terceros.

Quienes no han protestado a pesar de que les adeudan cientos de millones de pesos, son los empresarios que han aguantado vara en silencio, pero no por falta de ganas, sino por temor al gobernador.

Alguna vez comenté en este espacio que uno de esos empresarios endeudados me confesó que no querían salir a las calles por dos razones: “Porque nunca lo hemos hecho y porque la mayoría de nuestras empresas trabaja para el gobierno estatal. Si hacemos una manifestación puede que se enoje el señor gobernador y menos nos pague”.

Pero ahora, cuando el agua les llegó al cuello y más de 50 empresas han cerrado en los últimos meses dejado sin sustento a cientos de trabajadores, ahora sí se van a manifestar.

El pasado 30 de mayo escribí que debido al adeudo que tiene el gobierno estatal con los empresarios veracruzanos, muchas empresas habían ido a la quiebra y otras se habían sostenido hasta ese día en que ya no pudieron más y bajaron la cortina.

En reunión con ellos, el entonces candidato del PAN-PRD-MC, Miguel Ángel Yunes Márquez, tuvo que escuchar la historia de una mujer a la que los bancos le embargaron todo y ni aun así le paga el gobierno el adeudo que tiene con su empresa.

Medio molesto con una confesión que no deseaba oír, Yunes Márquez dijo que vería la manera de pagarles cuando llegara a la gubernatura. Pero el joven no llegó.

Y aunque hubiera llegado… Su papá tiene la errónea idea (que se la habría heredado) de que los empresarios trabajaron para Javier Duarte y por eso no les paga. Pero esto no es verdad; trabajaron para el gobierno estatal que es muy diferente.

Hoy lunes y en un hecho inédito, un grupo de hombres de empresa afiliados a la organización SOS se manifestarán en la Plaza Lerdo para exigir al gobernador que honre su palabra y les pague, como lo prometió.

El líder de SOS, Jesús Castañeda Nevárez, dijo que nunca en la historia de Veracruz se habían manifestado, pero ante la crisis que padecen no les quedó de otra.

Agregó que la situación que viven es desesperante y lo que le sigue a dramática ya que los intereses bancarios se los están comiendo y las deudas los están aniquilando: “Esta ha sido una historia de terror pues hay empresarios que, aunque les paguen, ya no podrán reanudar su actividad empresarial”.

¿Se irá a enojar Yunes Linares si los ve manifestándose?

“Eso a mi me vale madres, lo que quiero es mi dinero porque ya lo trabajé y porque no tengo para pagar a mis empleados y a los bancos”, me dijo el empresario que hace unas semanas declaraba su temor por cobrarle al gobernador.

Por su parte, Castañeda Nevárez agregó que debido a esta crisis muchos empresarios han sufrido infartos o tienen problemas depresivos: “Son muchas las historias tristes. Antes del proceso electoral nos atendieron, después del proceso, nada”.

¿Hará caso el gobernador a la exigencia? Quién sabe.

Los empresarios pueden tener muchos defectos, pero tienen una gran virtud. Todos sin excepción son generadores de empleos y si sus empresas siguen quebrando, con ellas puede quebrar Veracruz.

bernardogup@nullhotmail.com