OPINIÓN

Por Mario Javier Sánchez de la Torre

    Uno de los temas que desde siempre ha sido polémico en las campañas a la Presidencia de la República de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha sido el relativo a la clase empresarial y la última campaña no fue la excepción.

    Situación que en esta ocasión llegó a extremos de enfrentamientos, en parte por la posición del dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), así como también por la tarea que llevo a cabo la llamada guerra sucia, en la que él en ese entonces candidato llegó al insulto hacia este importante sector de la población mexicana.

    Acción que como era de esperarse, causo no solamente el enojo de los propietarios de los medios de producción en México, sino también una gran inquietud que como se apreció en su momento cerraron filas y comenzaron a agruparse reclamando respeto y de alguna forma hacer sentir su fuerza.

    Apreciándose éstas posiciones claramente en el aún espinoso tema de la construcción del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y que por el momento todo indica que a la fecha no ha quedado acordado como se hará, si es que se continúa con la monumental terminal aérea, o se suspenderá.

    Por lo citado y también lo sucedido entre este sector y López Obrador desde antes de la presente campaña, llamó la atención el resultado que el próximo presidente de México dio a conocer por medio de declaraciones a los medios de comunicación al término de la reunión que sostuvo con las cúpulas del empresariado nacional. Las que como sabemos fueron totalmente positivas, todo parece indicar, tanto para los empresarios como para lo que es el programa de gobierno de AMLO.

    Pero independientemente de lo expresado, no debemos pensar que la rispidez entre los hombres de negocios y la próxima administración federal ya se ha solucionado, pues tampoco hay que perder de vista, que se está en lo que se llama la “luna de miel”, situación que se presenta cuando algo inicia.

    El deseo seguramente de todos es que la situación continúe así, que no cambie, porque si la economía del país va bien, seguramente a todos nos puede ir mejor de cómo estamos. Usted que OPINA estimado lector. Hasta el llunes. noti-sigoxxi@nullhormail.com (Fech. Púb. Vier. 6-julio-18)