Por si acaso…

Por Carlos Jesús Rodríguez

*Deschamps: por la misma vía
*Erick-Pérez Astorga seguros

DICEN QUE traicionar o negar a quien te ayuda forma parte de la condición humana, y acaso por ello no debe extrañar que recientes “adoradores” de los Yunes Linares-Márquez ahora sean parte de esa casta de infieles que consumada la derrota, paulatinamente, los rechaza y hasta les exige lo que antaño callaban por conveniencia, y en ese tenor se inscriben dos alcaldes panistas de la zona conurbada beneficiarios del yunismo: el de Boca del Río, Humberto Alonso Morelli, quien fue postulado a instancias del candidato perdedor a la gubernatura, Miguel Ángel Yunes Márquez, como parte del proyecto financiador de su fallida campaña, y el de Medellín de Bravo, Hipólito Deschamps Espino Barros, igualmente, apoyado por el clan para que alcanzara el triunfo municipal que permitiría a la familia mantener su feudo en esa zona, ya que Veracruz sería gobernada por Fernando Yunes Márquez, hijo del gobernante en funciones y hermano de quien buscaba sustituirlo. Callados y hasta sumisos, el par de munícipes, una vez conocido el descalabro se cortaron el cordón umbilical y el primero, Alonso Morelli, declaró –apenas después de la capitulación de Yunes Márquez- que gobernaría de la mano de Cuitláhuac García Jiménez, el abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional que se quedó, finalmente, con la gubernatura, y que viene, según se sabe, a revisarle a todos los Presidentes Municipales las cuentas con lupa, vía el Congreso del Estado y el Organismo Fiscalizador de la Entidad (Orfis), de tal suerte que incluso al interior de la administración estatal todos están ocupados en enderezar lo torcido para tratar de entregar resultados positivos.

PERO EL colmo de la felonía lo encarna el alcalde boqueño, Humberto Alonso Morelli que de buenas a primeras decidió sumarse a los acreedores del Gobierno del Estado, y en ese tenor asegura –al igual que los empresarios desalojados de Palacio- que la administración Estatal le adeuda 250 millones de pesos que antes había callado por temor a la familia, pero que ahora, en las postrimerías del régimen reclama. Dice Morelli que son cerca de 250 millones de pesos que aún le debe el Gobierno del Estado al ayuntamiento de Boca del Río, y hasta ahora no hay una fecha para el pago, aun cuando se encuentran en mesas de diálogo para verificar la situación del débito que data de la administración pasada –y que el hijo no exigió al padre-, por lo que aún desconocen si se pagará en este gobierno o le heredarán el problema a Cuitláhuac García Jiménez como todo parece indicar. Y uno se pregunta: ¿Por qué hasta ahora reclama la deuda? ¿Por qué no lo hizo anteriormente, cuando el antecesor que, tácitamente, lo llevó al poder, buscaba la gubernatura, y Miguel Ángel Yunes Linares se ufanaba de la recuperación de recursos incautados al ex gobernador Javier Duarte de Ochoa e, incluso, de bienes muebles e inmuebles?. Comentan cercanos al gobernador electo que Alonso Morelli ha tratado de acercarse –de mil maneras- a Cuitláhuac García recurriendo, incluso, a cercanos colaboradores, pero que el futuro gobernante, al parecer, se ha negado debido al golpeteo del que fue objeto, precisamente, desde Boca del Río, y en ese tenor el hombre, tácitamente, se declara en rebeldía contra los Yunes Linares-Márquez en un afán de ser percibido como opositor. Sabe lo que le espera a los alcaldes panistas que operaron hasta con recursos oficiales contra el Movimiento de Regeneración Nacional, y acaso por ello el deslinde que encuadra aquel pecado que Virgilio clasificó como el peor ante Dante Alighieri en el capítulo referente al Infierno en la Divina Comedia: la ingratitud.

EL ALCALDE de Boca del Río se cura en salud cuando señala que se trata de una deuda que dejó el gobernador Javier Duarte de Ochoa, por lo que se ha tenido una relación institucional con este gobierno y la tendrán con el siguiente en esa materia (como diciendo, yo no le voy a cobrar a Cuitláhuac). “Yo creo que las relaciones entre los gobiernos deben ser institucionales, no es un tema de comprensiones, la relación institucional entre el gobierno local, el gobierno estatal y gobierno federal”. Dice, sin embargo, que tiene pendiente de pagar un crédito de cerca de 100 millones de pesos con Banobras que están liquidando con participaciones federales corrientes, y uno se pregunta: ¿no tendría el futuro gobernador Cuitláhuac García Jiménez que –por conducto del Congreso local o el Orfis- ordenar una auditoría para corroborar el buen uso de esos recursos, y descartar que hayan sido desviados en la elección pasada?.

OTRO QUE, también, pareciera deslindarse de los Yunes Linares-Márquez es el alcalde de Medellín de Bravo cuando anuncia que el próximo domingo arrancará en ese municipio y en Orizaba la Cumbre Iberoamericana de Alcaldes a la que asistirá el Gobernador de Caldas, Colombia, Guido Echeverri Piedrahita, así como autoridades municipales de España, Portugal, Brasil, Uruguay, Argentina y México, y el tema central del encuentro, sugerido por el propio munícipe será la “seguridad” e “inseguridad”, y cuando se le pregunta por qué, responde: “en pocas palabras, el tema de la seguridad no vamos a ocultarlo, hay un problema y hay que atacarlo”, pero hasta hace poco, pese a las arbitrariedades cometidas por policías municipales y funcionarios de su gobierno en contra de ciudadanos, Deschamps Espino Barros se hacía el desentendido.

EN ESE tenor, aún se recuerda cuando a principios de Marzo de este año, tres elementos de Tránsito adscritos a la delegación de Medellín, entre ellos el propio delegado, habrían golpeado y asesinado a golpes a un taxista en la congregación de El Tejar, causando la indignación y movilización de mucha gente en aquel lugar. De esos lamentables acontecimientos ocurridos a un costado de las vías que van a la unidad habitacional San Miguel, el alcalde solo se concretó a dar las condolencias a la familia pero, hasta donde se sabe, ninguna indemnización a los deudos, como tampoco abordó la grave inseguridad que golpea a su municipio como si con ello temiera despertar la furia de sus protectores, ahora, traicionados. En fin, dicen que la traición forma parte de la condición humana pero uno se pregunta: ¿tan pronto muera el Rey viva el Rey?. Vaya casos que ilustra a los perjuros, y tan formales que parecen.

*****

TODO INDICA que el futuro Secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez será enviado por Alfonso Durazo tras ser calificado por el virtual Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, pero el Secretario de Gobierno será, ni más ni menos que el cuenqueño de Otatitlán (o el Santuario), Eric Patrocinio Cisneros Burgos, un hombre ejemplar como todo bien nacido en la cuenca del Papaloapan, mientras en la Secretaría de Economía está más que amarrado Ernesto Pérez Astorga, vicepresidente de la Concanaco e hijo del siempre bien recordado Ernesto Pérez Villarreal. Así las cosas…OPINA carjesus30@nullhotmail.com