Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Así como quienes aspiran a gobernar tienen primeramente que aprender a soportar el odio de sus congéneres -hay verdaderos “profesionales” que les dicen en su cara cualquier cosa y ni se inmutan-…

Así, de la misma manera están expuestos a la volubilidad del pueblo que los eligió hasta la idolatría, para tiempo después ultrajarlos, fusilarlos o cortarles la cabeza.  Ejemplos en la Historia sobran…

Baste recordar a Muammar Gaddafi(1942 – 2011) o a Saddam Hussein (1937 – 2016) Pero podemos remontarnos hasta antes de nuestra nefasta Era cristiana, con Cayo Julio César (100 – 44) apuñalado en el Senado…

Bien decía Francois-Marie Arouet (1694 – 1778) más conocido como Voltaire: Yo conozco al Pueblo: cambia en un día.  Derrocha pródigamente lo mismo su odio que su amor”…

 

Pero por lo visto, no nada más el Pueblo cambia de un día para otro; o puede cambiar -¡Aguas!- sino también los gobernantes de facto y los pudientes beneficiados por el tráfico de influencias y la consecuente corrupción…

Antes los ricos y poderosos decían que iban a sacar su dinero del país si ganaba las elecciones el “populista” –López lo llamaban, pensando que así lo ninguneaban- pero hoy le ponen alfombra roja, lo despiden con apapachos y se declaran dispuestos a jalar con él en sus proyectos…

Quienes hablaron pestes de la mentada impunidad, hoy son sus fervientes aplaudidores.  -¡Pues claro!-  Y a quienes el llamaba La Mafia del Poder, el virtual Presidente Electo hoy los abraza cordialmente…

Los siempre serviles al poder no podían quedarse callados y, controvertidos personajes como el escritor Vargas Llosa y el líder petrolero Romero Deschamps; más los que faltan, hacen lo propio, toda vez que la intelectualidad es muy prolífica por el dinero, no por la calidad de pensamiento…

Hasta ahorita todo ha sido amor y paz; que bueno.  Pero solo está quedando bien con quienes no votaron por él y lo combatieron ferozmente.  Pero con quienes lo apoyaron, es decir, con el Pueblo; nada…

Tanto que pregonó que no habrían más gasolinazos; y ahora resulta que siempre sí los va a haber. Pero despacito.  ¡Ah bueno!  Y eso de desaparecer el Cisen para crear otro centro de espionaje, es decir, que con cambiarle el nombre ¿ya va a funcionar de otra manera?…

Pues ahorrémonos republicanos gastos; porque nada cambio con convertir a la Procuraduría en Fiscalía.  A las organizaciones y a las instituciones no las cambian el membrete o las siglas, las cambian las personas que las integran…

Lo de la Comisión de la Verdad para el caso de los 43 normalistas desaparecidos, está muy bien.  Pero en todo este tiempo han modificado todo. Y todavía les quedan unos meses más para dejar todo arreglado…

Cabiendo hacer notar que México es de los países que la nueva administración más tiempo tarda en ser electa y ocupar el cargo.  Y difícil será encontrar la verdad de los hechos; y menos para una administración entrante que desde luego no querrá responsabilizar a las Fuerzas Armadas; y menos cuando necesita de ellas…

Y tal vez esté mal decirlo; pero hay quienes piensan que el asunto de Ayotzinapa lo han tomado como bandera política y como  modus vivendi.  Claro que si uno estuviera en su lugar lucharía hasta lo imposible por que se hiciera justicia…

Pero habría que saber de qué viven, quién los patrocina para saber cuáles son las verdaderas intenciones; pues andan de un lado para otro y no se ve que trabajen en nada.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.