Con la muerte de Eliseo Delgado Sánchez, presidente municipal electo de Buenavista, Michoacán, se alarga la lista de políticos asesinados durante el proceso electoral 2018, militaba en MoReNa y ganó holgadamente la elección municipal del 1 de julio pasado. Por si no bastara, Zenón Cocula Fierros, también militante de Morena, frustrado candidato a una quien no alcanzó el triunfo para una regiduría en el municipio de Tlaquepaque, Jalisco, fue ejecutado en la delegación de San Martín de las Flores de Abajo. ¿Existe un denominador común como causa de estas muertes de actores políticos en México? La respuesta le corresponde a las autoridades ministeriales, pero la coincidencia es fatalista.