Por “grillas” y “chismes” Luis Antonio Pérez Fraga anunció públicamente su renuncia al Comité de Carnaval de Veracruz y se dijo satisfecho por haber recuperado la máxima fiesta de los veracruzanos para los veracruzanos.

En rueda de prensa se dijo muy orgulloso del trabajo realizado durante dos años consecutivos, en 2017  con Ramón Poo Gil y en 2018 con Fernando Yunes Márquez.

“Rescatamos el carnaval, que era la primera misión porque ya ni los veracruzanos iban al carnaval. Ya ahora logramos muchas cosas muy orgullosamente todo el comité y el ayuntamiento: los niños regresaron al carnaval, el lleno de lunes y martes históricos, saldo blanco los 2 carnavales.

“Las 4 líneas del lado del camellón que pusimos para que no se estrangulara la ciudad llegaron para quedarse, para dejar 2 carriles y medio de circulación libre y no se estrangule la ciudad; recuperamos los carros alegóricos y fundamentalmente hicimos que regresara la familia veracruzana a su carnaval”.

Sin embargo dijo que se veía orillado a tomar la decisión de irse debido a una guerra de “grillas corrientes” gestadas dentro del Palacio Municipal porteño, mismas que no pudo abordar con el alcalde pues no pudo reunirse con él.

“Con Fernando he tenido una excelente relación y apoyo para el carnaval. Desgraciadamente directores, regidores, subdirectores, tienen cerca de 3 meses que andan armando chismes, que ya me voy, que van a correr al ‘Pollo’, que ya se va el ‘Pollo’, que es como crónica de una muerte anunciada durante 3 meses, mismos en que no pude ver al alcalde.

“Yo soy un hombre institucional, con sentimientos, con emoción, con pasión, y estas grillas le rompen esa magia. Entonces ya no puedo funcionar: aquí es como cuando vas jalando una carreta y ves que 10 se suben y otros 5 la jalan para atrás; ahí está”, señaló Pérez Fraga.

Ante comentarios sobre una posible auditoría a su trabajo resaltó que el Comité de Carnaval no maneja dinero; eso lo hace el Ayuntamiento a través de la Tesorería; tampoco firma contratos ni contrata a proveedores.

Remarcó que es u na decisión ya tomada y lamentó que “una regidora” haya dicho en las últimas horas que a lo mejor él ya no seguiría al frente del comité organizador.

Pérez Fraga dijo tener 3 meses viviendo en incertidumbre debido a las “grillas” palaciegas y lamentó no haber podido hablar con Fernando Yunes para exponerle directamente la situación.

“Estas declaraciones de la regidora, ya nada más es la gota que derramó el vaso, de mil grillas que hay abajo: hay mucha gente que le hace daño al ayuntamiento y al trabajo del alcalde”, puntualizó.

Aunque él no la mencionó por su nombre, trascendió que se refería a Xochitl Nathalie Arzaba Hernández, regidora de la Comisión de Cultura.

LA HUELLA DEL POLLO

En el tercer año de la administración de Ramón Poo Gil, el empresario gastronómico y musical Luis Antonio Pérez Fraga aceptó la invitación del munícipe para presidir el comité carnestolendo para las fiestas del año 2017, y el 5 de octubre de 2016 lo confirmó a los medios de comunicación.

En esa ocasión Pérez Fraga informó en rueda de prensa que aceptaba la invitación de Poo Gil y aclaró que no era una plataforma para buscar la alcaldía rumbo a los comicios del 2017.

Su concepto se llamó ‘Devolviendo al pueblo su carnaval’, y contemplaba 4 paseos nocturnos de carros alegóricos y comparsas sobre el bulevar costero Manuel Ávila Camacho, además de un desfile acuático a mediodía. Pero sobre todo, el lunes y martes de carnaval las gradas serían gratis para que los veracruzanos de escasos recursos pudieran ver los paseos.

Además reduciría al 60 por ciento los expendios de cerveza y prohibía el acceso a las gradas con bebidas alcohólicas y en general de envases de vidrio; desapareció la zona VIP y venta de bebidas en conciertos masivos, así como la entrega de boletos con anticipación, para evitar tráfico con ellos.

El 28 de febrero de 2017, al concluir el último carnaval de la administración de Ramón Poo, Pérez Fraga se dijo satisfecho por lo realizado y alertó renuencias al cambio, motivadas sobre todo por los vicios generados al paso de tantos años.

En esa ocasión el presidente del comité urgió a erradicar “mafias añejas” y muchos intereses como los de los graderos. Sin embargo resaltó el regreso del pueblo a sus fiestas carnestolendas y como ejemplo dijo que el lunes de carnaval hubo una afluencia de 85 por ciento en las gradas, cuando en otros años ese día a duras penas se llegaba al 15 por ciento.

Meses después, en plena organización del Carnaval 2018, que sería el primero que le tocaría organizar a Fernando Yunes Márquez, Pérez Fraga fue ratificado como presidente del Comité de Carnaval y en octubre de 2017 hubo un desencuentro porque la candidata a reina, Maribel Quesada Cano ‘María Debernardi I’ renunció a ser la candidata única debido a un escándalo en redes sociales.

Entonces Nohemí Palomino Galván, habitante del barrio de La Huaca, intentó inscribirse para ese cargo el 23 de octubre de 2017 y no se le permitió porque ya se había cerrado el periodo oficial.

Finalmente la reina del Carnaval fue la conductora televisiva Carolina Ocampo, mientras que Maribel Quesada y Nohemí Palomino fueron sus princesas.

En febrero de 2018 el primer Carnaval de Veracruz ya en el periodo municipal de Fernando Yunes Márquez, Pérez Fraga informó que la fiesta dejó una derrama económica de al menos 250 millones de pesos reportada por la Canaco Veracruz y una ocupación hotelera de 90 por ciento, lo que consideró un éxito en materia turística.

En esta primera edición de fiestas carnestolendas en el cuatrienio de Fernando Yunes los carros alegóricos y vestuarios de las comparsas se caracterizaron por tener motivos alusivos a los 499 años de la llegada de los conquistadores españoles a América, en particular a lo que serían la Villa Rica de la Vera Cruz y la Nueva España.

Veracruz- 2018-07-2310:49:11- Heladio Castro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO