Al contrario del ámbito federal, donde el virtual Presidente electo ha ido avanzando en rubros concretos para la futura administración pública, en Veracruz el gobernador electo aún no esbozó planes en líneas definidas para afrontar los graves problemas del Estado. El discurso de este domingo en Plaza Lerdo delineó unos cuantos temas, que no pueden distinguirse como vertientes para el trabajo que viene.

Los asuntos en que se enfocó el ingeniero García fueron su oposición a las evaluaciones magisteriales, una solicitud para que el Congreso no designe fiscal anticorrupción y magistrados, apoyo a los colectivos de búsqueda de desaparecidos y una política de austeridad, tal como lo plantea López Obrador en el ámbito federal.

No se pretende decir que eso no sea importante, pero sí es insuficiente para la magnitud de los problemas que enfrenta Veracruz, por lo que es deseable que sus asesores trabajen más intensamente para que el gobernador electo presente planes concretos, innovadores y amplios al nivel que requiere la Entidad, que complementen la retórica, aún presente, de la campaña.

Anunció que en la primera semana de agosto habrá novedades sobre el equipo de transición y los eventuales programas. Esperemos.