Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 A pesar de que ya eran sabidos los aviesos intereses de privatizar Pemex, el cuento de fortalecerlo en beneficio de todos los mexicanos fue el argumento que esgrimió el aún inquilino de Los Pinos, Enrique Peña Nieto para acabar de arruinar lo que ya venía sucediendo a manos de sus antecesores

 Por cierto que los sorprendidos priístas todavía andan buscando las razones de su estrepitosa derrota, cuando la debacle tiene el nombre y el apellido del citado Peña Nieto, quien llegó a la Presidencia tras un fraude y protestando respetar las Leyes que él mismo violó al ser investido…

 Más o menos como lo que hace unos días sucedió en el Estado de Veracruz, donde el nuevo Fiscal Anticorrupción protestó al cargo violando la Ley, es decir, siendo consecuentemente un corrupto.  Cosas de la vida…

 Pero regresemos con Pemex, quien en su reciente informe semestral sobre el balance de sus finanzas, es verdaderamente desastroso, y evidencia que aquello que la presidencia del Atraco-mulco repitió hasta el cansancio, de que “Pemex no se va a privatizar”, fue una mentira disimulada, o sea, un vil engaño…

 Toda vez que lo que se privatizó fue el petróleo, es decir, que la riqueza de todos los mexicanos se entregó a los particulares, preferentemente extranjeros, que además ahora compiten con Pemex y están instalando estaciones de servicio por todas partes…

 Pero no venden la gasolina comprada a Pemex, eso no, la importan directamente de su propia gasolina -que necesidad de triangular si finalmente se les compra a los mismos- aunque igual, dicen los mal pensados, y se la compran a los huachicoleros para obtener más ganancia; pero no…

 Porque lo malo del caso es que esa gasolina que no pasa por Pemex y sus distribuidores, rinde más kilometraje.  Lo que en estos tiempos de crisis hará que la gente se vuelque hacia su favor…

 Total; que entre las cosas que tendrá que ver el próximo Gobierno, es el asunto de las gasolinas, cuando menos para emparejar los tablones.  Porque los millones de litros que ilegalmente extraen de los ductos y a la vista de todos, finalmente los pagamos los ciudadanos que cargamos gasolina…

 Y si a lo anterior agregamos la insuficiencia alimentaria -que debe ser prioritaria para entonces poder hablar de independencia- más el gravísimo problema de la inseguridad y la violencia…

 Y la todavía más grave crisis de salud pública, que independientemente de que como negocio no funciona, pues se gasta muchísimo más dinero en atender las enfermedades, que lo que se recibe por concepto de impuestos por parte de las empresas chatarreras…

 Que, dicho sea solo de paso, han sido las encargadas de convenientemente “alimentar” a la poderosa industria de las medicinas, que también están haciendo su agosto con tantísimos enfermos…

 El caso es que con esa panorámica nada halagüeña, se puede concluir que siempre no se soltó al tigre del que se habló antes de las elecciones si volvían a hacer otro fraude como los que ya nos tenían acostumbrados…

 Y del que ahora, a toro pasado, habla el cura Solalinde diciendo que no había comentado nada, pero que ya sabía que iba a suceder un movimiento armado.  Aunque sabido es que el individuo dice lo que sea con tal de aparecer en los medios.  Por algo el EZLN dijo que no quería saber nada del individuo…

 Pero lo cierto es que siempre no soltaron al tigre, AMLO se lo sacó en la rifa.           

 Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.