Armando Ortiz     
108 mil pesos, nadie durante el sexenio de AMLO ganará más mensualmente; ¿será que aguanten sin robar?

Ni secretarios ni gobernadores ni senadores ni diputados y mucho menos los asesores de ninguno de estos, podrá ganar más de 108 mil pesos mensuales. ¿Les alcanzará? Y es que cada funcionario público tendrá que pagar la renta de su teléfono celular, su gasolina, sus guaruras (si decide tenerlos), sus comidas y cenas, sus bebidas y sus viajes de placer. Por supuesto se espera que todo lo relacionado con su trabajo si correrá por cuenta de la dependencia para la que trabaje; pero hasta ahí habrá recortes. Nada de botellas de 100 mil pesos en Vinissimo, o yo pago la cuenta de los periodistas que están a un lado. Si quieren quedar bien los funcionarios tendrá que ser de su propia bolsa. Esta circunstancia salarial va a evitar que se hagan filas de aquellos que quieren vivir y enriquecerse del presupuesto. Por supuesto se van a colar algunos vivales que intentarán hacer de las suyas. Vamos a ver si el régimen de López Obrador y sus émulos gobernadores tienen voluntad para poner orden, para combatir la corrupción, aunque se trate de socios, amigos o familiares.

¿Desaparecerá el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) también en los estados?

De facto, en los últimos años, el Sistema DIF ha estado supeditado por la Secretaría de Salud. En Veracruz así ha sido. El DIF estatal tiene tareas de asistencia muy específicas, como el apoyo a los indígenas, a los menores de edad, a las personas discapacitadas y a los adultos mayores, que en México son una población que crece vertiginosamente. Por supuesto no se espera que estas tareas de asistencia se cancelen, pues no se puede dejar en el desamparo a las personas en situación vulnerable. Se espera que las tareas del DIF pasen a una dirección de las Secretarías de Salud de los estados, lo mismo el personal de base. En Veracruz el Sistema DIF sirvió para que mucho de los recursos que la federación aportaba a esta dependencia fueran desviados para los caprichos de la primera dama, la que merece abundancia, Karime Macías de Duarte. De hecho, la figura de presidenta honoraria del DIF también desaparece, cosa que no se va a extrañar; ¡para lo que han servido!

Se muerde la lengua la iglesia católica, dice que legisladores quieren imponer, algo contrario a lo que ellos quieren imponer

Si de imponer se trata, la iglesia católica tiene un historial bastante grande. De hecho, desde la conquista ellos vinieron a imponer una religión a este territorio. Impusieron su trinidad, sus santos, sus ritos y sobre todo sus sacerdotes, obispos y cardenales. Ahora la iglesia católica pretende imponer una ley que criminalice a las mujeres que decidan abortar. La Legislatura por su parte debe echar adelante una ley que despenalice el aborto. Este desencuentro ha puesto a la iglesia en alerta y ha movido a sus voceros, sepulcros blanqueados, copas limpiadas por fuera, para que denuncien los actos criminales de la Legislatura y la de las mujeres que deciden por su propio cuerpo. La iglesia católica olvida que la gran mayoría de esas mujeres que deciden abortar están bautizadas en esa religión. Por lo tanto, si una mujer decide abortar y ellos lo consideran un pecado, ¿cómo es que sus enseñanzas doctrinales sobre la vida no impiden que la mujer católica aborte? Cada aborto de una mujer católica es una derrota para la iglesia; pero eso no lo quieren reconocer.

                                                      aortiz52@nullhotmail.com