Desde el Café
Por Bernardo Gutiérrez Parra

Como no hay plazo que no se cumpla, comienzan los últimos 100 días de gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares en un bienio donde hubo de todo y en demasía: más ejecuciones, más secuestros, más robos, más desempleo, más inseguridad, más enojo y más deuda.

A propósito de esto último, los hombres de negocios agrupados en Empresas SOS, ofrecieron una conferencia de prensa para dar a conocer un documento donde están demandando al gobierno estatal, información “total y completa” en relación a los adeudos que existen con proveedores veracruzanos.

El presidente de SOS, Jesús Castañeda Nevárez, dijo que la plataforma que estableció el gobierno de Yunes el pasado septiembre, no ha dado resultado porque no saben cuánto se debe ni a quien se le debe. “Lo único que sabemos es que el gobierno ha insistido en que aparecieron empresas fantasma y que todas las empresas son fantasma. Pareciera que a través de este argumento pretenden quitarse de encima la deuda con los proveedores y no pagarnos”, indicó el empresario.

Yunes Linares dijo a principio de su gobierno que el adeudo que había dejado Duarte con los empresarios era de 11 mil millones de pesos. En febrero de este año corrigió y dijo que eran 5 mil millones y que comenzarían a pagarse en ese mes. Y nada.

Lo que los hombres de negocios desean saber es a cuánto asciende el monto real de la deuda, quiénes son los empresarios que exigen su liquidación y a cuántos les han pagado. Están pidiendo además los nombres de “empresarios” que tienen o tuvieron empresas fantasma y quieren saber si se está ejercitando acción penal contra éstos.

Castañeda Nevárez agregó que si el gobierno estatal no atiende sus demandas, las sacarán del ámbito local para llevarlas a instancias nacionales e internacionales: “porque hay una clara violación a nuestros derechos humanos”.

Aquí la pregunta es: ¿pagará el gobierno? Porque dinero debe haber. ¿O no?

En 2017 el gobierno federal entregó al de Yunes Linares 8 mil millones de pesos para el rescate a Veracruz y parte de ese dinero estaba presupuestado para pagar a proveedores. Pero no se les pagó.

Como nadie vio claro con ese dinero, el senador José Yunes Zorrilla denunció que esa cantidad fue a parar a una cuenta concentradora y se utilizó para otros fines. Es decir, la metieron a la licuadora.

En contestación el titular de Finanzas Guillermo Moreno Chazzarini, descalificó al legislador, pero nunca lo desmintió. Y esa cantidad sigue bailando.

También falta por transparentar el uso de los recursos del Ramo 028 que son de libre disposición y sólo para el 2018 están presupuestados 8 mil 361 millones de pesos. Con parte de ese dinero bien se pudo haber pagado a los empresarios. Pero nada, no les dieron ni un quinto.

En resumen, estamos hablando de 16 mil millones de pesos que nomás no aparecen. Se dice que parte de ese dinero se utilizó en la campaña de Miguel Ángel junior, confiado como estaba su papá en que ganaría la gubernatura y le ayudaría a tapar el hoyo. Pero el chavo perdió y alguien deberá responder.

Empresas SOS que comenzó con 10 afiliados, sumó en unas semanas a más de 100 que se han unido en la exigencia de que les paguen lo que por derecho les corresponde, al no contar con el apoyo de las Cámaras empresariales a las que pertenecen.

“Si es necesario tomaremos el Palacio de Gobierno, pero de que nos pagan nos pagan”, me comentó medio en broma y medio en serio uno de empresarios. Además, me hizo la invitación para que hoy a las 12 del mediodía, esté en la Plaza Lerdo para atestiguar la puesta en marcha del reloj que comenzará la cuenta regresiva de los últimos 100 días de este malhadado bienio.

bernardogup@nullhotmail.com