O   P   I   N   I   O   N

Por Mario Javier Sánchez de la Torre

Y cómo para no dejar que la llamada, amañada, reforma energética aprobada y puesta en vigor durante el fracasado sexenio del priista Enrique Peña Nieto, posiblemente el último presidente de México de este partido un muchos años, se llegue a olvidar. Ahora surge otro escándalo nacional e internacional que involucra a la ex empresa de todos los mexicanos, PEMEX.

 Sin que por el momento haya finalizado la investigación que supuestamente se está haciendo en este país, por parte de la desprestigiada y lenta (cuando le conviene) Procuraduría General de la República, sobre la gran corrupción que se descubrió entre la empresa brasileña Odebrech y el director de la ex empresa de todos los mexicanos, Emilio Lozoya Austin, ahora aparecen las acusaciones de la internacional compañía Oro Negro.

La Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, culpa a Petróleos Mexicanos de estar en crisis por haberse negado a participar en acciones de corrupción con ésta. Lo hizo a través de un comunicado publicado en el periódico norteamericano The New York Times, que en una parte dice así: “PEMEX buscó destruir a Oro Negro porque se negó a participar en la corrupción de PEMEX”

La empresa internacional expone que sus inversionistas en los Estados Unidos, como en Singapur, tienen pruebas de que altos funcionarios de PEMEX, atacaron a su empresa porque ésta no se prestó a pagar sobornos. Esta compañía cuenta con cinco plataformas autoelevables de perforación petrolera, que PEMEX alquiló entre los años 2013 y 2015, con contratos de tres a seis años de duración. El ataque consistió, dice la empresa arrendadora, que de un momento a otro la ex paraestatal mexicana comenzó a reducir sus tarifas en tres de los contratos y suspensión de dos. Para finalmente en 2017 intentó cancelar todos los contratos. Situación que está fuera de la ley, pues si se firmaron contratos los tiene que cumplir, pues los que se firmaron a seis años en el 2013 finalizan hasta el 2019 y los del 2015 hasta el 2021. Solamente han finalizado los de tres años.

Acción por parte de la empresa mexicana llena de “sospechosismo”, pues independientemente que la llamada y publicitada con mucho amor por Quique Peña en su momento, “reforma energética”, a los mexicanos solamente ha traído aumento en el precio de las gasolinas y el gas domésticos y por consiguiente en otra serie de implementos para la vida diario y ninguna de las cosas que prometió el fracasado presidente Pena Nieto. A lo que debemos de agregar la lista que a últimas fechas se ha dado a conocer de los llamados “nuevos jeques petroleros mexicanos”. Relación de nombres, en la que sí están los que beneficio la llamada “reforma energética”, si benefició: el propio Peña Nieto, el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, el priista Gamboa Patrón, el ex presidente mandilón Vicente Fox Quesada y varios encumbrados de la política mexicana, que son propietarios de plataformas de perforación petrolera, lo que de alguna forma es solamente coincidencia con la finalización de contratos de Oro Negro. Usted qué OPINA estimado lector. Hasta el lunes.

noti-sigloxxi@nullhotmail.com