Xalapa- 2018-08-1714:07:29- El 90 por ciento de la cuenca del río Pánuco podría ser utilizada para proyectos relacionados con el fracking o método de fractura hidráulica para la extracción de hidrocarburos.

Lo anterior señaló Denisse García, colaboradora en vinculación y desarrollo agroecológico en café de la organización “Vida A.C.”.

La activista explicó que mil millones de metros cúbicos de agua anuales quedarán disponibles para ser asignados o concesionados a megaproyectos tras la publicación de 10 decretos del Presidente Enrique Peña Nieto que suprimen zonas de veda y establecen zonas de reserva de agua.

Sostuvo que lo anterior repercutirá de forma preocupante en las cuencas de Veracruz, luego de que inversionistas exigieron al gobierno seguridad jurídica de acceso al agua para emprender operaciones de minería, extracción de hidrocarburos, hidroelectricidad y provisión de agua.

Advirtió que en el norte de la entidad, tan solo el levantamiento de la veda en la cuenca del río Pánuco con dichos decretos permitiría liberar más del 90 por ciento de la disponibilidad de agua.

“Se trata de casi 45 mil millones de metros cúbicos anuales en una zona donde está proyectada la fractura hidráulica. No se necesita ser demasiado inteligente para entender qué se pretende con estos decretos”, ironizó.

Mencionó que en la cuenca de La Antigua también hay proyectos para la generación de energía a través de mini hidroeléctricas, a lo que se han opuesto los pobladores de la zona.

García planteó que existen incongruencias por parte de la Federación en los estudios técnicos realizados en el año 2012 y sin consulta ciudadana o popular de aproximadamente 617 núcleos ejidos agrarios para el levantamiento de las vedas, lo que debería de someterse a discusión pública.

Sostuvo que podrían afectarse a las dos terceras partes de la escorrentía superficial que se origina en los cauces que atraviesan territorio veracruzano; tratándose de los ríos Grijalva-Usumacinta, Papaloapan, Coatzacoalcos, Balsas, Pánuco, Santiago y Tonalá.

“Por estas cuencas escurre el 22 por ciento de agua de la superficie total de nuestro país, siendo 14 ríos los que desaguan al Estado de Veracruz”.

Recordó que en los últimos años diversas empresas transnacionales han mostrado su interés en hacer negocios con los servicios municipales de agua y saneamiento, además de que se apuesta por la privatización de los organismos operadores del agua.

“Claro ejemplo en la parte baja de la cuenca de La Antigua en los municipios de Veracruz y Boca del Río, con la empresa Odebrecht”, refirió.

En conferencia de prensa para anunciar el foro y diálogo ciudadano ‘‘El agua en nuestras cuencas, los decretos presidenciales una amenaza para la vida” a realizarse el próximo lunes 20 de agosto, añadió que los decretos serán prácticamente imposibles de cancelar una vez que se concreten las concesiones.

“Se trata de disposiciones legales prácticamente irreversibles. Entre el 7 de junio y el 30 de noviembre de 2018 pueden otorgarse concesiones que serían irrevocables”.

Finalmente comentó que son pocas las comunidades campesinas las que han renovado sus asignaciones o concesiones, y pueden perder el acceso al agua.

“Actualmente hay 50 mil concesiones ‘caducas’ en el país, principalmente de ejidos, comunidades y pueblos. Como advierte el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, los decretos implican ‘la vulneración de sus derechos al territorio, a la autonomía y libre determinación’”, consideró.

Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO