Xalapa- 2018-08-1513:12:39- LeticiaCruz/ El ex gobernador priista de Oaxaca, Ulises Ruíz, culpó a otros priistas corruptos, como el ex gobernador de Veracruz, así como al ejecutivo federal Enrique Peña Nieto, de la debacle de su partido en la pasada elección del 1 de julio. Esto, dijo, ya que desprestigiaron al instituto político.

En conferencia de prensa en la capital veracruzana, Ulises Ruíz deploró que en casos como Veracruz, incluso la dirigencia nacional, dejó solos a sus candidatos.

Asimismo, señaló que José Antonio Meade Kuribreña no fue el candidato del PRI sino en candidato de Peña Nieto.

“Hay que regresarle el PRI a la militancia”, dijo al aseverar que el Veracruz hay un “gran priismo”.

Ante la prensa en Xalapa, Ulises Ruiz deploró que desde los liderazgos de Elba Esther Gordillo y Roberto Madrazo, no ha sido la base priista quien ha elegido a su dirigente nacional, por lo que refirió que ha habido imposiciones dentro del partido tricolor, lo cual se replicó con la candidatura de Meade Kuribreña.

El ex gobernador de Oaxaca hizo alusión también al castigo que dio la población mexicana al PRI en las pasadas elecciones, pues aseveró que no sólo se trató de un tsunami de Morena, como le han llamado, sino de la decisión ciudadana en las urnas.

 

 Dicha decisión tuvo que ver también con la dañada imagen del PRI; provocada por personajes como el ex gobernador veracruzano Javier Duarte de Ochoa, así como el también ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, y el homólogo de éstos, Roberto Borge, de Quintana Roo.

Son pues, dijo, personajes que son una “vergüenza” para el PRI, pero lamentó, son personajes de los que en su momento el ejecutivo federal Enrique Peña Nieto, dijo sentirse orgulloso, lo cual, sumado a su desempeño, han dañado al Revolucionario Institucional.