Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

En los países donde la corrupción es un delito.  Ya que aquí más parece deporte, pues hasta compiten a ver quién tiene más dinero, presumiendo sus mansiones y sus departamentos en otras partes del mundo, aviones yates y esas cosas tan indispensables para el bien vivir…

Lo que nos lleva a recordar al organizador del saqueo a lo descarado -o sea, a lo ¡me vale!- es decir, a Don Arturo Montiel, de quien se puede pensar y decir lo que sea, ya que viene siendo como el decano de los corruptos a lo bestia…

Que no se conformó con dejar a un fiscal para que lo protegiera de sus travesuras; no, no, no.  Dejó a su sobrino como gobernador, que a su vez impuso al fiscal Alberto Bazbaz y después a Alfredo Castillo, ambos honorables Procuradores en el caso de la pequeña Paulette

Valga el comercial para insistir en que si se quiere una Fiscalía anticorrupción con absoluta autonomía, el Fiscal debe ser electo por el Pueblo.  Pero por ahí andan entre todos peleándose la paternidad del chaval…

Lo que es sospechosísimo y lleva a pensar, que lo poco que los oligarcas y sus esbirros gobernantes han dejado de lo del otrora “Cuerno de la Abundancia”, es una auténtica papa caliente…

Por cierto que AMLO recibirá una deuda, según datos oficiales, de 10 billones 427 mil 506 millones 100 mil pesos…

Y lo pongo así champurrado entre números y letras, porque no muy bien sé cómo ponerlo solo en números, pues estamos hablando de que cada billón son y millón de millones.   Va…

Un billón aquí en nuestro vilipendiado México, es un millón de millones.  Un 1 seguido de 12 ceros.  Pero en EE.UU. un billón es: un 1 seguido de 9 ceros.  Y la deuda es en dólares…

Por cierto que dicen que la Casa Blanca, la desvergüenza de las Autoridades y la vergüenza de los ciudadanos que permitimos que un hijo, perdón, que el sobrino del decano de la corrupción, continuara en la Presidencia, está abandonada…

La dueña del ostentoso inmueble dijo que la iba a devolver a la Constructora, o que la iba a vender.  Lo que sea, la polémica casa, símbolo de la corrupción y anticipo de lo que nos esperaba y seguimos viviendo, está desocupada y se ve difícil que alguien quiera meterse en ella…

 

Pero estábamos en los países en donde la corrupción es un delito y no les dan dinero a los Partidos Políticos; que son sostenidos por sus partidarios y reciben fondos de particulares para las campañas…

Lo que por un lado es positivo porque no tiran el dinero de los contribuyentes; pero por otro lado no lo es.  Ya que quienes aportan dinero, de alguna manera esperan recuperarlo, pues lo consideran una inversión…

Y no pocos son los que juegan a las contras, es decir, que les aportan dinero a los “punteros” para quedar “colocados” gane quien gane.  Más o menos como las carreras de caballos…

Pero hay otras naciones donde nadie hace campaña por su cuenta.  Todo lo regula el Estado.  Organizan los debates, reglamentan la propaganda; y los ciudadanos eligen…

En otros Estados combaten la corrupción a su modo y quienes se animan a violar las Leyes, sean quienes sean, se juegan algo más que una multa.  Les va la vida de por medio…

Y como es Ley que el dinero, como el amor, no se pueden ocultar, ni aunque se quiera; pues las cosas caen por su propio peso y todo el mundo acaba dándose cuenta de que son corruptos…

No obstante, sin que parezca descabelladamente cínico, todavía hubo quien se atrevió a comprar una residencia de siete millones de dólares, siendo un empleado público.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.